Consejos para cultivar una, completa, imagen elegante

“Pesa las opiniones, no las cuentes”; Seneca.

      Competir en elegancia carece de sentido. Nada más debería motivarnos que mejorar nuestra propia imagen personal, puesto que mostrarse elegante solo es posible con la naturalidad que emana de la voluntad individual.

      Si la última prenda que adquirimos es más acertada que las que ya teníamos, indicará que nos encontramos en el camino correcto.

      Que nuestro vestuario esté siempre en perfecto estado es fundamental. Planchado y limpio. Si nos tenemos que subir nuestros calcetines a cada paso que damos, éstos no permiten que caiga el bajo del pantalón de forma natural o nuestra esposa nos advierte que la chaqueta que usamos está demasiado rozada para sacarla a la calle; no denotaremos ápice de elegancia.

      Al menor síntoma de que nuestra ropa esté desgastada, llevarla a la beneficencia más cercana es un acto elegante.

      Caminar recto, con la barbilla alta que no altiva, resulta una postura elegante. Mostrarse encogido, mirando al suelo con los hombros hacia adelante nunca resultó decoroso; y sin apostura hasta un soberbio Cartier tank basculante parecerá una baratija en nuestra muñeca.

      Vivir cada momento presente como si fuera nuestra ocasión más especial va a proporcionarnos una estética elegante. Todo instante resulta vital para mostrar nuestra mejor presencia sin bajar la guardia. Ya que si al visitar la casa de nuestro amigo de la infancia calzamos unos mocasines horsebit con el bocado roto, aunque reservemos los mejor Oxford plain para el día de su boda, delataremos una absoluta incongruencia.

      La elegancia es una forma de proceder no una acción puntual.

      Acudir a un experto para que nos eche una mano es una buena idea. ¿Por qué no? Si cuando aparece una caries vamos al dentista y para mejorar nuestro tono físico nos ejercitamos en el gimnasio. ¿Por qué no confiamos en un experto en imagen esta disciplina?.

      Solo reconociendo la propia figura corporal, aceptándola con cristiana resignación, podremos disimular sus defectos y potenciar las mejores características. Si no somos conscientes de esos gramos de más que se acumulan en nuestra barriga y tratamos de entrar en una chaqueta demasiado estrecha, conseguimos el efecto contrario. Los exageraremos. Por el contrario si aceptamos, por ejemplo, que disponemos de un rostro algo ancho nos podremos valer de un suéter con cuello en forma de pico para afilarlo en detrimento del redondo.

      Ser metódicos y estrictos en los comienzos, será una garantía para que surja la naturalidad en un futuro. Así, si no te permites salir a la calle hasta que anudes un lazo perfecto a la corbata, antes pronto que tarde saldrás con él perfecto sin apenas esfuerzo. Lo mismo sucede con el lustrado del calzado y tantos otros detalles.

      La elegancia es integral. Su secreto es hacer las cosas adecuadas, grandes o pequeñas, una tras otra. Unas tras otras.

      La elegancia se ve, pero también se percibe a través de otros sentidos como el olfato y el oído. Así que cuidemos tanto el perfume que nos aplicamos, como nuestro tono de voz. Hasta el sentido del tacto de nuestras manos cuando damos un apretón con ellas resulta fundamental. Transmitir una sensación pegajosa o húmeda es del todo bochornoso.

      Decía Santa Teresa de Jesús: “Que lo exterior ayude a lo interior”. Pues seguramente una imagen cuidada ayudará a que aflore una mejor personalidad. Más sensible.

      Que nuestros gestos sean el traje más acertado, nuestra amabilidad el mejor calzado y el sentimiento de respeto verdadero nuestro complemento fetiche.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

[mc4wp_form]

  • Leo

    Buenos días, querido David:
    Muy acertado artículo. Me gusta, además, porque coincide con lo que me enseñaron de pequeño (mi madre y mi abuela fueron mis maestras).
    No pretendo competir con los demás, solo pretendo mejorar.
    Si en vez de tableta de chocolate tengo un kinder sorpresa, las camisas a medida o las de corte recto son mi opción.
    La colonia después del afeitado, con moderación. Que la huela yo y las personas que salude, no el que esté en la otra punta de la oficina.
    Camisas y pantalones bien planchados, aunque tengas que pasarte media hora con cada prenda…
    Firmaría sin dudar todo lo que has dicho.
    Un cordial saludo y feliz semana.

    • vestirseporlospies

      Querido Leo, muchas gracias por tu comentario y apoyo.

      Somos de una generación donde la educación era el gran valor… no se si mejor o peor que otras, pero sin duda nos marcó.

      Conciso y breve, dos veces bueno… como el kínder JAJAJAJA.

      La edad, creo, también ayuda a que cada vez le demos mayor importancia a las cosas… por ejemplo la diferencia entre ponerse un traje recién planchado y cepillado o el cómodo vaquero y el polo… el disfrutar durante buena parte del día de un buen aroma…. etc. 🙂

      Otro saludo cordial para ti y todo lo mejor.

  • Carloslt

    La frase es como para hacerle un cuadro.

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias estimado Carlos y saludos cordiales… ¿a cuál de todas te refieres… ?

      • Carlos

        Especialmente a esta, “Pesa las opiniones, no las cuentes”. Me redcuerda a mis profesores en la facultad valorando los “trabajos al peso”.
        Dándole vueltas a la frase, demoledora de por si, me planteo ¿si la democracia queda por los suelos?.

        • vestirseporlospies

          Gracias querido Carlos… si me lo permites… y ahora que casi no nos lee nadie….

          La democracia no creo que sea el mejor sistema de gestionar una civilización, pero si el menos malo que se ha inventado…. 🙂

          Un abrazo fuerte,

          • Carloslt

            Of course mate without doubt

          • vestirseporlospies

            😉

  • Enrique A.G.B.

    Fantástico!! Citar a Teresa de Avila en un artículo sobre la elegancia; es una de las cosas mas elegantes que he visto en mi vida. Chapeau, David. Enhorabuena.
    Sigue así.

    • vestirseporlospies

      Mi querido amigo Enrique, muchas gracias por tu comentario y apoyo… ya desde nuestros principios hemos citado mucho a Sª Teresa de Avila y a Sª Teresa de Calcuta…y otros santos cristianos…. https://vimeo.com/60937393 como grandes pensadores/as…

      A parte de otras cualidades más espirituales, creo que nuestra religión ha contribuido entre otras muchas cosas a hacer este mundo un lugar más culto, aportando magisterio y con una gran dosis de interioridad o filosofía… entre otras cuestiones de índole moral… tanto como las orientales.

      Dejando al margen la fe que profesa cualquier individuo, cuya la libertad de culto y respeto debería ser incuestionable,… yo he aprendido mucho de ella. Y no poco de otras….

      Un abrazo,

      • Enrique A.G.B.

        Saber mezclar la superficialidad del vestir con la mística castelllana, te hace elegante. Te leeré más amenudo. La frivolidad es tremendamente de muy mal gusto. Diria que es bastante hortera.
        Lo profundo llama a lo profundo.
        Un abrzo también para ti, David.

        • vestirseporlospies

          Gracias Enrique, y es que poco o nada tiene que ver la elegancia con el ropaje… porque ésta es INTERIOR JAJAJAJA

          Me encanta,n ser lugar de encuentro de los (lectores) “más elegantes” de la blogsfera 😉

          Será un placer y feliz descanso,

  • WILLIAM GALLARDO

    Creo sin temor a equivocarme David, en este articulo has plasmado el compendio y el summun de tanto esfuerzo , ensayo y error, que luego cual elixir reconfortante nuevamente nos muestra cual es el camino a seguir, una imagen elegante , no es el traje, no es el reloj, no son los zapatos, nada de ello que nos ayuda resulta totalmente ineficaz , si quien lo porta es un Patan, el digno ministerio de ser individuos que entendemos que Vestirse por los Pies, siempre resultara la prueba inequívoca que este andar hace caminos.

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias por tu comentario amigo William…. Amén.

      No es el fin; es el camino. Si señor.

      Un cordial abrazo,

  • Guerrero Astudillo

    Saludos, ¿De todas las sastrerías de Savile Row cuál cree que es la mejor en cuanto al corte y estilo de sus trajes?

    • vestirseporlospies

      Buenos días, estimado Guerrero y gracias por tu consulta.

      Me gusta de manera especial el corte de Edward Sexton y el estilo de la Sastrería, de Simon Cundey, Henry Poole. Sin embargo, dejar constancia que todo lo que sobrevive en la Fila de Mayfair tiene mucho mérito 🙂

      https://vestirseporlospies.es/entrevista-a-simon-cundey-mientras-los-pilares-estemos-aqui-savile-row-continuara/

      Saludos cordiales y a tu disposición,

      • Guerrero Astudillo

        Sexton ya no está en el Row y sabe si Huntsman sólo hace los sacos de un botón? Porque no he visto por ningún lado un saco con dos botones cortado por ellos.

        • vestirseporlospies

          Gracias por el matiz estimado Guerrero y buenos días.
          Efectivamente Edward Sexton está ubicado en el número 26 de Beauchamp Place, Knightsbridge (Londres) a 20 minutos andando de Savile Row. Fue un exceso de confianza por mi parte no contrastar el dato… y ya dejo la Fila en 1990 por desavenencias, gracias por tu rectificación.
          A Huntsman, le tengo perdida la pista desde hace mucho tiempo https://vestirseporlospies.es/huntsman-la-completa-leccion-magistral-desde-savile-row/, y es cierto que se caracterizaba por tener las chaquetas de un solo botón. Sin embargo, entiendo que como sastrería que se precie se debería ajustar a los requerimientos del cliente sin perder su estilo. De hecho te adjunto una foto que muestra en la portada de su web con un modelo de dos…
          Muchas gracias por tu comentario, de gran conocimiento, y recibe un abrazo,

          https://uploads.disquscdn.com/images/af22df4fbdcef2820e8099291c11d0b892953ba23d4e590d4d3688f3d0afe69f.png

          • Guerrero Astudillo

            Muchas gracias, es usted todo un caballero

          • vestirseporlospies

            Un placer querido Guerrero y a tu disposición, feliz descanso.

  • Waldo Orellana

    Saludos desde Santiago de Chile, encuentro buenísimos sus artículos, felicitaciones y gracias por el aporte a la masculinidad, elegancia y porte….un abrazo desde Chile.