Las próximas compras que deseo regalarme

“No es suficiente con sólo querer, te tienes que preguntar qué es lo que vas a hacer para obtener lo que deseas”, Franklin Roosevelt.

Hay algunos artículos para caballeros no son especialmente accesibles. No solo por una cuestión económica, sino porque no son muy habituales de las tiendas, grandes superficies o las sastrerías de nuestras ciudades.

Éstas son aquellas adquisiciones más prescindibles y como casi siempre nos apremian otras prioridades que conseguir o porque la variedad que se nos oferta no es la que más nos guste terminamos por no adquirirlas -nunca- por más ganas que tengamos.

A mí me pasa con una serie de objetos que estoy deseando regalarme y espero que a lo largo de los próximos meses, si esta crisis financiera o cambio estructural nos lo permite, pueda conseguirlas.

Lo cual tan feliz me iba a hacer que sin duda compartiría con todos vosotros tan pronto como los fuera adquiriendo. De momento, y cuando menos, disfrutaré –ya- de indagar en las distintas posibilidades que tenemos en la variedad de los mismos y compartirlos con todos vosotros con la invitación –como siempre- que me ayudéis a lograr información sobre como conseguirlas o que compartáis conmigo aquellas de las que vosotros tengáis especiales ganas. Estas son mis principales preferencias;

1. Unos gemelos artesanos y personalizados. Podemos encontrar en el mercado una casi infinita variedad de ellos, pero pocos modelos serán tan distinguidos como conseguir un modelo único, realizado por una maestra artesana, de un modelo a nuestro gusto. Para ello ya me he puesto en contacto con mi amiga Susi Gesto, gran artista orfebre, para que me prepare un modelo solo y exclusivo para VP y diseñado con todo su arte.

2. Un sello seco para papel. Porque me parece de una gran clase el personalizar todos nuestros documentos o libros con este grabado en relieve, que además me resulta mucho más elegante y por supuesto fino y limpio que los de tinta.

3. Una pajarita de calidad sin el nudo pre hecho y a mi medida. Creo haberlo compartido en unas cuantas ocasiones, pajarita –si- por supuesto, pero sin el lazo cosido y que esta sea como una corbata, es decir sin ser adaptable. Quiero tener una pajarita a la medida de mi cuello, a ver si consigo pronto a algún sastre corbatero que me la haga. Sería muy recomendable que estas tuvieran medida cual cuello de camisas ¿no?

4. Un pin collar. Esto creo que es lo más sencillo ya que en la web existen algunos lugares donde adquirirlos pero voy a rizar el rizo y tratar de conseguir un cuello adaptado para este complemento y si puede ser, quizá recurra como en el caso 1 a hacérmelo “bespoke”, os lo contaré todo.

5. Un chaleco de punto para jugar al tenis clásico. Es sumamente difícil hacerse con un chaleco bonito en nuestros días, lo advertí muy al inicio pero aún me resulta mucho más complicado tener la oportunidad de adquirir uno de los clásicos blancos de punto, con los ribetes rojo y azul (u otro color) que lucían los tenista de antaño. Persistiré con la motivadora frase en mi memoria del maestro Luciano Barbera; “En cuanto veo a un caballero jugando al tenis o al golf con un jersey o chaqueta de punto, se que podríamos ser buenos amigos”.

6. Unos mocasines castellanos de borlas y piel vuelta marrones. Estos son muy fáciles y serán mi próximas “joyas para vestirme mis pies”, unos bonitos zapatos mocasín de piel vuelta con borlas. Aún tengo que decidir la marca y el color es posible que me decante por el azul en detrimento del marrón, pero es cosa hecha.

7. Un paraguas largo con empuñadura de madera. Este complemento, que considero un clásico imprescindible, es algo que se me resiste campaña tras campaña porque he de reconocer que no los uso, ya que prácticamente no camino y me dan mucha pereza porque los olvido siempre, mira que llueve en mis queridas tierras norteñas donde vivo. Pero de este año no debe pasar.

8. Un buen surtido de calcetines hasta la rodilla. Los calcetines, obligado complemento para cuidar con esmero para que la elegancia sea completa, creo que hemos de ir adquiriéndolos largos, hasta la base de la rodilla ya que tienen la gran ventaja que estos se adaptan a esta estrecha zona y hacen que su deslizamiento sea casi imposible y su confort absoluto. Además la temida posibilidad que nos dejemos a la vista algo de piel entre este y el pantalón quedará anulada. Lo cierto es que ya he comenzado por unos grises de G & M.

9. Un pañuelo Ascot. De más joven tuve una gran variedad pero la verdad sea dicha entre mudanza y mudanza, se han ido quedando no sé muy bien donde y no es artículo tampoco fácil de encontrar. Luego haré nuevos esfuerzos por lograrlos, ahora que tengo más distribuidores de mano para hacerme con unos cuantos modelos.

10. Una chaqueta de cuadros. En cuestión de chaquetas (americanas) dispongo de todas ellas lisas, de variados colores pero -cosas de mi estilo- no las he adquirido más arriesgadas, por lo que voy a tratar de conseguir una bella chaqueta de tweed en cuadros… muy abierto a cualquier tipo y color del estampado, la de la fotografía la adquiriría ahora mismo.

11. Un reloj de sport. Ya he contado en alguna ocasión que el reloj es junto con el zapato dos de mis debilidades, preparando estoy un artículo dedicado a esto… -pues bien- después del mal trance que pasé por perder mi modelo náutico de Lotus ( conseguido a base de no poco esfuerzo en mi época universitaria) hace unos años en el estadio de Riazor cuando le endosamos un golito “in extremis” al equipo colchonero, creo que ha llegado el momento de comprarme uno de calibre y tan pronto pueda el Rolex de la imagen es el que tiene todas las papeletas, que si bien es cierto soy mucho más de Omega u otros, este modelo color chocolate no puede ser -para mi- más sublime.

12. Y de tecnología… altavoces para el ordenador. La música es, junto con la lectura, una de mis grandes aficiones y de joven o en el coche era impensable no estar escuchándola a todas horas. Sin embargo, avatares de la vida cada vez es menos habitual que disfrute de la misma por tanto trabajo de oficina… así que seguro que si me hago con unos buenos y elegantes “bafles” para conectarlos cuando menos al portátil, será una buena escusa para retornar, a mi melomanía, con ganas.

Cuando consiga tales productos con la suficiente garantía y calidad, intentaré adquirirlas en las mejores condiciones para también poder ponerlas a disposición de todos vosotros en amoreno. Muchas gracias por vuestra atención y recibir mi más cordial saludo.