Compras por internet, ¿existe otro futuro?

“El futuro está oculto detrás de los hombres que lo hacen”; Anatole France, escritor francés.

compras-internet-el-futuro-esta-en-la-red-00

      Internet transformó el mundo. Nuestra concepción de la realidad antes y después de su aparición podría asimilarse con la revolución que supuso para la humanidad el descubrimiento de un nuevo continente con la llegada de Cristobal Colón a la isla Guanahani (actual San Salvador) en 1492.

      Dentro del sector comercial ya nada será igual, amén de las relaciones interpersonales y la búsqueda de conocimiento. El concepto de establecimiento cuyo único potencial cliente sea el de su entorno local más próximo cada vez es más difícilmente sostenible. Las distancias se han acortado y las comunicaciones acelerado, a nivel mundial. Todo está al acceso de nuestra conexión a la web, tan vital hoy como la propia corriente eléctrica.

      Si los grandes son cada vez más grandes, a los pequeños no nos queda más remedio que hacernos cada vez más versátiles para adaptarnos y subsistir.

      Existe un handicap, a priori determinante, en el caso de la compra de artículos para vestir a través de la web y es la imposibilidad de probarnos la prendas antes de adquirirlas. Sin embargo esto no es significativo cuando hablamos de adquisiciones de ciertas prendas como jerséis, complementos o el propio calzado. Máxime si su devolución suele ser sencilla y gratuita.

      En plataformas de gran calado podemos encontrar una ingente variedad de productos, de las primeras firmas, con fenomenales descuentos y promociones. Su reducción de costes, bien, se lo permite.

      Por poner dos ejemplos de las mareantes cifras que este tipo de plataformas manejan, para algunas de nuestras actividades deportivas podríamos escoger entre 500 modelos de zapatillas para correr la próxima maratón, o disponer de casi 5000 polos diferentes para jugar al tenis. Competir con estos datos, al alcance del móvil, a cualquiera nos parecerá que resulta harto complicado.

      Con todo, lo más decisivo de las macro páginas web es que son tan potentes que crean moda. Por que son líderes también de tendencia y opinión. Uno de los ejemplos en muchos sentidos es Mr. Porter, capaz hasta de crear sus propias producciones como fue la de Kingsman.

      Estas tiendas gigantes on line al mismo tiempo que asesoran en su blog venden el producto, cerrando el círculo. Supliendo en cierta forma la ventaja del asesoramiento -personalizado- que tiene la tienda tradicional de toda la vida.

      Al igual que sucede con los defensores del libro en soporte de papel o los que nos hemos acomodado al e-book, siempre existirán ambas opciones. Afortunadamente -también- quedaremos blogs independientes que dejaremos nuestra opinión, ajustándonos a estilos más personales.

      Queda la satisfacción de encontrar entre tanto surtido nuestras prendas favoritas -más clásicas- accesibles además en un espacio destacado.

      Cuatro mil millones de usuarios activos en las redes sociales, y creciendo, o que el 70% de los hogares dispongan la tienda online abierta 365 días al año, 24 horas al día gracias a la web; evidencian que esta tendencia no tiene vuelta atrás.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

compras-internet-el-futuro-esta-en-la-red-000

[mc4wp_form]

  • Carlos

    “Estas tiendas gigantes on line al mismo tiempo que asesoran en su blog venden el producto, cerrando el círculo. Supliendo en cierta forma la ventaja del asesoramiento -personalizado- que tiene la tienda tradicional de toda la vida.”
    A esto se le llama Marqueting de contenidos, si necesitas mas házmelo saber… saludos.

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias estimado Carlos, así lo haremos. Y aquí tienes tu casa para todo lo que necesites ampliar.
      Saludos cordiales,

  • Anonimo

    El mayor inconveniente para mi es lo que reflejas tú sobre la imposibilidad de probar la prenda, pero no solo eso. Creo que la falta de criterio a la hora de determinar las tallas sigue siendo, otro hándicap a la hora de comprar por internet, aunque como bien dices si facilitan la devolución el problema es menor. Ahora que, dónde este una buena tienda en la que te atiendan con la mayor de las sonrisas y amabilidad y que puedas probar lo que vas a comprar, no tiene precio en este mundo global. Y precisamente por el precio y la variedad recurrimos a internet. Un saludo

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias por tus reflexiones, estimado.
      Comparto tus apreciaciones, y sin duda nada mejorará el contacto personal; aunque cada vez los recursos, dinero y tiempo, son más limitados.
      El tema de las tallas es un verdadero galimatías que habría que solventar de alguna manera, y de una vez por todas. Sin ir más lejos, en cuanto a los zapatos dispongo de modelos desde el número 43 al 46 y todos me asientan, otra cosa es como. Cuando no un 45 aprieta ó un 44 huelga…
      Saludos cordiales,

  • Lenin Leonardo Macana Guerrero

    La tecnología seguirá adelante, pero cómo será hacer una prenda bespoke por por internet? imposible? he visto marcas italianas que en su página enseñan al cliente como tomarse las medidas y enviar los datos y por vuelta de correo la prenda o el traje esta listo, no hay pruebas como en la sastrería artesanal, será que el zapatero o el sastre podrá afinar su confección y corte que no sea necesario la prueba? o el termino bespoke en internet no cabría y todo seria el made to order? saludos.

    • vestirseporlospies

      Cierto, Lenin, el bespoke es insustituible.
      Además, nadie lo querría, los que valoramos la artesanía queremos el contacto personal y lo disfrutamos.
      De hecho, como bien apuntas no nos podríamos corregir a nosotros mismos, eso debe ser un profesional capacitado y experimentado.
      Otro saludo cordial para ti,