Cómo y cuando combinar chaquetas con pantalones

conjuntos-hombre-chaqueta-pantalon-combinar-00“A mí no me van los colorines. Yo suelo ir de azul marino, gris… Ni en mi cabeza ni en mi armario hay lugar para estridencias”; Giorgio Armani.

      Hacemos las cosas por necesidad o por gusto. Otra cuestión es como las realizamos. Escoger nuestra forma de vestir no iba a ser una excepción.

      Existe la tentación o el estilo, según se mire, de combinar las chaquetas y los pantalones de vestir para sustituir el uso del traje -informal- monocromático en determinadas ocasiones. Alternar el traje por un conjunto de dos piezas diferentes funciona si ambas prendas son de corte sobrio para dar mayor variedad a nuestra imagen, relajarla o actualizarla, y la ocasión lo permite.

      Cuando optamos por utilizar distinto tono en nuestro pantalón que en la chaqueta debemos tener presente que estamos proyectando una imagen más laxa.

      Sin ir más lejos, este verano utilizó esta opción Felipe VI durante su reciente visita a México. Aunque alguno podría opinar que nuestro Rey no destaca por ser un referente de la moda clásica, otros consideramos que siempre es un buen ejemplo hacia el que mirar. Solo la elegante asesoría de imagen que dispone -en la Reina- y el genial sastre que le viste, ya son motivos más que suficientes.

      Con respecto al traje, la principal dificultad estriba en acertar con la combinación entre la chaqueta y el pantalón. Conviene extremar las precauciones porque el tándem puede resultar chocante. Por norma general una chaqueta solo combina acertadamente con una serie de pantalones, no con todos.

      El atuendo torna -irremediablemente- hacia más informal cuanta mayor sea la diferencia de tonos que exista entre la chaqueta y el pantalón. Y al igual que en el caso del traje ordinario, los conjuntos más claros son los indicados para el verano o cuando luce el sol. Lo contrario con los oscuros.

      El gris y el azul son los colores que mejor combinan, aunque hay buenas opciones en otros como el marrón, siempre y cuando sus piezas sean semejantes en tejido y corte.

      Que los patrones de ambos sean de similares características es determinante, informal, casual o sport, así como la composición de la tela de ambos. No resulta acertado, por ejemplo, mezclar una chaqueta casual de tweed con un pantalón de lino de corte recto y pinzas, o un pantalón de franela con raya al medio con una chaqueta de seda (y lana) desestructurada.

      Personalmente, nunca mezclaría estampados. Que al menos una pieza sea lisa siempre resulta recomendable. Usar el pantalón más discreto que la chaqueta también parece más apropiado que lo inverso, porque la segunda prenda es la protagonista.

      De una u otra forma lo que está claro es que salirse de las habituales combinaciones son cuestiones para nota, y en las que deberemos adquirir cierta destreza. Mi recomendación es utilizar esta posibilidad con combinaciones estándar, o aquellas en cuya primera impresión las prendas no se rechacen sino que se complementen.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

[mc4wp_form]

  • Anonimo

    Me encantan las combinaciones de chaqueta y pantalón, aunque no en invierno. Ya que si en verano hay combinaciones que maltratan la vista, se acentúan más por los grises del día cuando se hacen en invierno. Un saludo

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias por tu comentario estimado.
      Sobre gustos cada uno tenemos el nuestro, y todos son válidos.
      Saludos cordiales,

  • Lenin Leonardo Macana Guerrero

    Cómo está don David, Referente a la combinación de la chaqueta y el pantalón de diferente tono, está bien hacer la combinación entre una chaqueta de un traje completo con el pantalón de otro traje siguiendo las normas cromáticas,el diseño los materiales?

    Gracias por su atención.

    • vestirseporlospies

      Muchas gracia a ti por tu pregunta estimado Lenin, es una de las típicas que todos nos hacemos alguna vez.
      La respuesta más convincente es que si a alguien se le detecta que en efecto corresponde a dos trajes cuyas prendas ha intercambiado quedará en mala situación ante el ojo experto, como de no saber vestir… Improvisado y forzado.
      La causa es que aunque el corte de los trajes se han relajado mucho, aún no son lo suficientemente uniformes (formales) para que sean similares a las chaquetas y pantalones de vestir casual por lo que no podremos fusionar trajes informales con chaquetas y pantalones de vestir casual o entre ellos porque sería vestir casual con prendas informales. Otra cosa son los trajes que ya se hacen con distintos colores de los que ya hemos hablado.
      Sabemos que los botones o los bolsillos de los trajes son muy diferentes de las chaquetas y pantalones de vestir por no hablar de su corte.
      Cuanto más formal sea el traje, peor va a quedar estéticamente el intercambiar sus prendas. Aunque en muchos de los que hoy se ven en las grandes superficies apenas se notará diferencias.
      Saludos cordiales y espero haberte sido de utilidad.