Cómo vestir para una boda. Guía definitiva.

“La mayor sabiduría que existe es conocerse a uno mismo”; Galileo Galilei (1564-1942).

chaque-morning-coat-como-vestir-novio-testigo-invitado-boda-00

      El que no sabe respetar las normas de la sociedad donde vive es tan necio como el que se muestra incapaz de respetar la diversidad existente.

      Mucho ha sido el contenido que le hemos dedicado en exclusiva al vestuario masculino para acudir a una boda durante todos estos años. En al menos cuatro capítulos (1, 2, 3 y 4) abordamos el vestuario para estas celebraciones, sin contar el artículo de bautizos y comuniones.

      La información sobre cómo vestirse para acudir a una ceremonia nupcial es la más demanda de cuantas publicamos. Además, recibo muchas consultas individuales al respecto lo que me lleva a ahondar una vez más en esta cuestión para simplificarla y reafirmarla.

      La preocupación es lógica. El novio es centro de atención, aunque la novia sea la protagonista indiscutible, y los hombres que les acompañamos en esta señalada fecha debemos estar a la altura de las circunstancias. Todos los casados sabemos que se convierte en un día inolvidable, y que no hay lugar al error ni a segundas oportunidades… tampoco en el vestuario. Motivo por el cuál la preparación y, como siempre, discreción son recomendables.

      Más que nunca se impone lo clásico, y el traje que se ha mantenido vigente durante más de 100 años resultará mejor inversión que aquel que se corresponda con una moda pasajera. Porque caerá en el olvido en apenas unos meses.

chaque-morning-coat-como-vestir-novio-testigo-invitado-boda-01

      Las bodas son ceremonias formales, por lo tanto el atuendo debe de ser formal. Frac y chaqué son los únicos vestuarios masculinos con esta categoría, y si asumimos que el primero está extinguido en la practica porque solo se utiliza para recepciones diplomáticas y eventos de similares características, nocturnas; solo nos queda el segundo.

      El chaqué tradicional es gris claro Oxford para eventos celebrados antes de que se ponga el sol y el de la levita negra y el pantalón milrayas grises y negras cuando la luz natural ya no existe. Camisa blanca o azul clarísimo, incluso las del cuello blanco, y el zapato negro Oxford liso completan ambos conjuntos. Todo muy sencillo.

      Aunque se están dejando ver chaqués monocolores, azul de media noche o grises marengos, aún no han demostrado mejorar en elegancia a los tradicionales. Otras tonalidades es mejor ni considerar.

      En el chaleco tenemos cierto margen. Con todo los más discretos, claros, y de hilera cruzada siempre serán los mejor acogidos.

      La pauta la marca el novio. Si éste viste de manera formal (chaqué) los testigos deberían de hacer lo propio para homenajearle. En caso que el novio prescinda del traje formal, los testigos no podrán lucirlo para no robarle su protagonismo. Resultaría tan bochornoso para el testigo como insultante para el novio.

chaque-morning-coat-como-vestir-novio-testigo-invitado-boda-02

      Si en vez de la levita de faldones hasta la rodilla del morning coat utilizamos una sencilla chaqueta negra (o gris marengo) estaremos ante un traje de director o stroller. Nos quedaremos en tierra de nadie y aunque existe como posibilidad, no me parece una opción atractiva. Amén de que se trata de un traje semiformal. Luego no es propio de actos formales como un enlace matrimonial.

      Como tampoco lo es el esmoquin, traje semiformal para fiestas nocturnas, y por tanto no aplica para bodas. Repito, no es propio ni de novios ni de invitados, lo es de los profesionales que servirán durante el banquete ese día.

      En el caso de no utilizar trajes formales, al novio no le queda otra opción coherente que el informal traje. El de oficina de toda la vida. Si bien es cierto que si luego utilizáramos el mismo para acudir al trabajo algo falla… Lo mejor será optar por la versión más distinguida con chaleco y mejor aún si este es cruzado. La tercera pieza la recomiendo en el mismo tono que el resto del traje, sino hay chaqué pues no lo hay, pero las medias tintas nunca son recomendables.

      Este informal traje es precisamente el atuendo más recomendable -con su personales versiones- para el resto de asistentes, que no sean el novio ni los testigos en todas las oportunidades. La chaqueta cruzada para el traje no se porque, pero no la veo apropiada para un novio. Aunque no le encuentro justificación, es mi gusto particular.

      Se impone el color oscuro para el traje, aunque el negro está tan vetado como el blanco. Porque el primero es solo para funerales y cócteles (sustituyendo a un esmoquin) y el segundo se reserva, en exclusiva, para la novia. Ella es la protagonista a la que no podemos eclipsar, sino acompañar dignamente.

chaque-morning-coat-como-vestir-novio-testigo-invitado-boda-03

      Azules o grises lisos se imponen para el tejido. Y aunque sea de mañana o a primera hora de la tarde evitaría cualquier tono claro u otro color porque no son formales.

      A partir de estas básicas pautas cada uno debe proceder como más cómodo se encuentre y haga honor a sus convicciones. No intervienen factores como el clima -más que para el gramaje y naturaleza del tejido- ni la posición social. Puesto que ya sabemos que es la uniformidad de la etiqueta lo que nos iguala a todos y los valores, como la buena educación, lo que nos hace grandes.

      Como remates: solo el color negro es admisible para el calzado y los calcetines; y será difícil encontrar un tono mejor que el blanco para el pañuelo. Una sobria corbata ligeramente estampada y la flor fresca, sin ningún tipo de preparativo, en el ojal y estaremos listos para ser inmortalizados.

      Otros complementos a no olvidar son los tirantes, los gemelos y el reloj de oro en la muñeca (o aún mejor uno de bolsillo). La chistera y el bastón será mejor dejarlo para las campañas publicitarias o el papel couché.

     Qué no se me olvide comentar que considero que si el novio pertenece a alguna profesión que disponga de traje de gala (militar, ingeniero, etc.) y lo usa, me parece una opción sublime.

      Estas son las reglas clásicas que se basan en una tradición con más de un siglo de antigüedad, y que provienen del código de vestuario inglés. Cada uno pude y debe proceder como mejor le plazca pero sería aconsejable que antes de tomarnos la licencia de romper las normas, seamos maestros de ellas puesto que la foto de este día descansará además de en la cómoda de nuestra propia casa, en la de nuestros padres, suegros, cuñados, hermanos, … e hijos. Generación tras generación. Y sería una pena que constantemente estuviéramos evidenciando una falta de valores tales como la elegancia.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo