¿Cómo organizar el vestidor acorde al clima de cada estación?

“Estar preparado es fundamental, saber esperar lo es aún más, pero aprovechar el momento adecuado es lo más importante de la vida”, Oscar Wilde.escoger-vestidor-hombre-invierno-verano-clima-estacion-00

Que las damas nos llevan mucha ventaja, también en el mundo de la moda, no es nada nuevo. Esta circunstancia se hace más patente, si cabe, por cómo mantienen actualizado su vestidor en función de las temperaturas reinantes. Nuestras mujeres realizan la mudanza de casi toda su ropa, cíclica y sistemáticamente, cada octubre y mayo semana arriba o abajo dependiendo de la climatología existente, cada año. Sino más habitualmente. Desde niños hemos podido observar como primero madres y hermanas, y más tarde esposas e hijas, revolucionan su armario. Alternan todo lo de verano por lo de invierno, y viceversa. La práctica totalidad de las prendas se ven afectadas: zapatos, ropa, complementos… y el vestuario resulta renovado.

En nuestro caso, seguramente por disponer de menos ropa, porque el entretiempo es cada vez más amplio aunado a que pasamos menos tiempo al aire libre o porque, sencillamente, no le damos similar importancia. El cambio no lo hacemos tan evidente o casi toda nuestra ropa convive junta, generalmente, dentro del mismo espacio.

Si bien es cierto que nuestro espacio puede acusar mucho menos este traslado estacional, porque mucha sirve lo mismo para casi cualquier momento como las camisas de algodón o los zapatos Oxford, no lo es menos que se deberían ver afectados algunos pantalones, ciertos trajes, contados zapatos y los específicos jerséis de lana muy gruesa o extrafino algodón.

Como buena parte de la elegancia se debe a nuestro saber estar en cada momento, también esto incluye lo climatológicamente hablando. Y deberían ser características de cada estación las prendas de nuestro vestuario atendiendo a las condiciones meteorológicas reinantes.

Color
En la primavera podríamos empezar a utilizar colores más luminosos cercanos a los malvas, tenues cremas o azules azafata, como paso intermedio para usar los más alegres verdes, amarillos y rojos durante el verano.

Así el otoño e invierno vienen caracterizados por los colores rústicos y camperos, marrones y caquis o los fuertes azules y grises.

Tejidos
En cuanto a las telas: las franelas y alpacas de la época más fría del año deben ceder el espacio a los algodones y lanas más frías cuando se inicia la primavera. Como paso intermedio al estival lino.

Patrones
Los cortes desestructurados -típico napolitano- con forro ligero, parcial o inexistente son los más agradecidos para el calor y los cortes ingleses o armadas son las señas de identidad del patronaje cuando reina el frío.Como una consecuencia propia de cómo el clima determina la moda típica de cada lugar.

Calzado
En cuanto a los zapatos se vuelven, lógicamente más ligeros con el calor, y pierden los cordones cuando la ocasión se torna casual.

Complementos
Los calcetines en hilo de Escocia hacen acto de aparición en la primavera para solo utilizar el lino, algodón o la seda durante el verano cuando sean imprescindibles.

Si para el verano el sombrero Panamá es el más indicado, para el resto del tiempo un tipo Fedora sería óptimo. Tanto más ligero cuanto más liviana sea la temperatura.

Todos los artículos se podrían ver afectados, desde los cinturones de colores más vivos, tejidos textiles o de trenzas hasta los pañuelos (fulares para el calor o bufandas para el frío).

Y el mismo pochette, de cachemira o de lino, servirán para etiquetar los momento más extremos térmicamente.

Muchas gracias y buena suerte,