Como completar el más elegante armario intemporal. 6ª Parte: Camisas y polos

camisas-poleras-camisetas-polos-hombre-torso-00“No importa cuántas veces te equivocas o con que lentitud progresas, aún así sigues estando muy por delante de los que ni siquiera lo intentan”; Anthony Robbins; escritor y conferenciante.

     Zapatos, trajes, chaquetas, calcetines, complementos… todo debe estar equilibrado y armonizado en nuestro armario. De poco valdrá tener una buena colección de trajes si nuestras camisas no están acordes, o disponer de una cantidad suficiente de pantalones sin algunas chaquetas sport con las afrontar los momentos más relajados.

     La camisa es una prenda interior que en contadas ocasiones podremos lucir en solitario. Además, las infinitas variantes entre las que podemos escoger, vienen definidas –fundamentalmente- por la forma de sus partes más visibles: cuello, puños y pechera. Las cuales definirán el estilo de esta prenda.

     Nuestras camisas, a pesar de su sencillez, pueden albergar toda una serie de detalle de calidad cómo lo pueden ser los diferentes tipos de ballenas para los picos de su cuello, los botones de nácar en las mejores ocasiones, el refuerzo en las costuras laterales, el dobladillo de remate en todo su perímetro inferior, que los dibujos coincidan en las costuras, el número de pliegues para el encuentro del puño con la manga, ojales bordados, pinzas … y un largo etcétera.

     Aún así podremos clasificarlas -de acuerdo a unos parámetros básicos- como:

  • Por su tipología según el uso para el que son destinadas: Para traje o de sport preferentemente. Y dentro de cada grupo, según sus diferentes grados de formalidad.
  • Según la composición de su tela: Algodón preferentemente y como mejor versión el egipcio, pero también pueden ser de seda, lino o mezclas.
  • Firma o manufactura: Principalmente entre artesana y de confección industrial, pero dentro de cada uno se abrirá un amplio abanico de posibilidades como: a medida o por tallas, cosida a mano o a máquina, de corte sajón o napolitano y un largo etcétera.

En esta ocasión nos ceñiremos a sus colores en las informales y sport, omitiendo las formales de etiqueta por su especialidad y las camisetas por omisión. Estas completan nuestra selección:

  • La camisa blanca es incuestionable, además hemos de disponer de un número suficientemente amplio de este modelo.

camisas-poleras-camisetas-polos-hombre-torso-01

  • Una camisa lisa azul clara es el recambio natural para la blanca. Además, cuando la acompañamos con nuestros trajes, relajará la imagen formal que nos proporciona la blanca. La cual es mucho más seria, profesional y con cierta imagen de político cuando la acompañamos de un traje azul marino o gris marengo y la corbata lisa, sin más.

camisas-poleras-camisetas-polos-hombre-torso-02

  • Las de rayas. Podrían ser de cualquier color pero favorecerán las de finas líneas frente a las gruesas. Pueden ser también muy acertadas las de un sólido color claro con franjas de color blanco. Suelen ser de un solo color y verticales, aunque también son utilizadas con varios colores u horizontales.

camisas-poleras-camisetas-polos-hombre-torso-03

  • De cuadros Vichy. El clásico cuadro blanco con cualquier otro de distinto color es una opción muy acertada para dotarle de cierta alegría a nuestro vestuario. Cuanto más finos y discretos más indicados resultarán para acompañar con nuestras chaquetas.

camisas-poleras-camisetas-polos-hombre-torso-04

  • La de estampado de Príncipe de Gales. Es una de mis grandes favoritas. Original y sensacional ha sido utilizada desde hace casi un siglo de antigüedad, y aunque no es muy popular en nuestros días imprime personalidad a quien la viste y no pasa desapercibida.

camisas-poleras-camisetas-polos-hombre-torso-05

  • De líneas horizontales y verticales finas. Si tienen dos colores distintos de rayas resultan idóneas para un estilo casual, y son muy usadas en entornos campestres con las prendas de tweed. En un mismo color pueden sustituir a las de rayas.

camisas-poleras-camisetas-polos-hombre-torso-06

  • Una camisa con cuello y/o puños blancos o de contraste. Fue tal la diferencia que existió en los comienzos del siglo pasado entre el uso de la -aristocrática- camisa blanca y el resto de los estampados, que para introducirse otros colores primero lo tuvieron que hacer con albos cuellos y puños. Hoy el cuello intercambiable en una camisa resulta una excepción.

camisas-poleras-camisetas-polos-hombre-torso-07

  • Una polera o polo-shirt. Esta opción a medio camino entre la formalidad de la camisa y lo deportivo del polo no está popularmente extendida. Sin embargo, su clase es indudable y avalada por los dandis más estilosos, como lo fue Agnelli, o por las firmas más reputadas como lo es Isaia.

camisas-poleras-camisetas-polos-hombre-torso-08

  • Un juego de polos lisos. La versión veraniega del polo en un color sólido es la mejor manera de sustituir la camisa por otra prenda para los momentos más distendidos. ¿Colores? Todos a cada cual mejor.

camisas-poleras-camisetas-polos-hombre-torso-09

  • Un polo de rayas horizontales o estilo rugby. Después del liso, el utilizado para el deporte para villanos “jugado por caballeros” me parece uno de los pocos modelos acertados para variar los monocolores.

camisas-poleras-camisetas-polos-hombre-torso-10

La camisa es la auténtica sufridora de nuestro vestuario por el gran desgaste que soportan. Desodorantes, jabones y nuestra propia transpiración las desgastan con frecuencia, y aunado esto a que están realizadas en una tela muy ligera, no es extraño tenerla que alternar incluso varias veces al día. Por lo que deberemos disponer de una amplia y suficiente cantidad.

Camiseros ingleses como Jermyn Street, Turnbull and Asser, T.M. Lewin, Harvie and Hudson, italianos como Angelo Inglese, Angelo Battistone o Luigi Borrelli y norteamericanos como Brooks Brothers tienen una reputada fama mundial. No obstante, nuestro Mariano Arroyo o la camisería Burgos no tiene nada que envidiarles, sino más bien mostrarles.

Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

[mc4wp_form]

  • ALBERTO

    Muy acertado como siempre tu artículo David.
    Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices de las camisas blancas, imprescindible tener como mínimo
    tres para mi gusto. La azul clara tampoco ha de faltar. Aunque he de decirte que aunque me encantan las
    camisas, yo soy un enamorado de los polos, me apasiona ir adquirendo un par de colores nuevos cada temporada.

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias, estimado Alberto por tu amabilidad.
      Los polos, también son una de mis debilidades. De hecho mi mujer me regala cada año por mi santo uno en un nuevo color, Lacoste por supuesto 🙂 … y van doce 🙂
      Un abrazo amigo,

  • Anonimo

    Me resulta muy difícil ponerme una camisa cuando voy de sport, soy mas de polos sobre todo de un solo color, no me resulta nada sencillo combinar los estampados. Intentaré introducir poco a poco tus indicaciones con las camisas. Seguro que ganaré mucho en mi manera de vestir. Gracias.

    • vestirseporlospies

      Gracias a ti estimado.
      El uso de poleras o de cuello como botones en sus picos (incluso algún bolsillo… aunque no sea mucho de este estilo) son las camisas más casual, y te puede ayudar a tomarle el gusto a otras indicadas en aquellos momentos más formales.
      Un saludo muy cordial,