Como completar el más elegante armario intemporal . 2ª Parte: Los trajes.

“Los sueños pueden ser de valor, incluso si usted no tiene la oportunidad de convertirlos en realidad”; Henning Mankell, escritor sueco.armario-vestidor-hombre-traje-imprescindibles-basicos-00

    El éxito de nuestras elecciones no lo determina la cantidad de opciones que disponemos. Más bien, si estas variables son múltiples nos confunden. Lo más operativo cuando tenemos que optar entre un extenso número de posibilidades es, a menudo, recurrir a preselecciones o cribados previos para decantarnos por una opción definitiva.

    La calidad de nuestros aciertos se debe al método utilizado, a la dedicación empleada y, principalmente, a la capacidad que nos proporciona la preparación adquirida.

    El traje informal para hombre es cada vez menos utilizado. Sin embargo, hasta a los que por nuestras obligaciones profesionales no estamos obligados a vestirlo cada día, nos conviene hacerlo habitualmente, o tan pronto como tengamos una oportunidad. Esto nos reportará una serie de beneficios inmediatos: potenciará nuestra imagen, nos familiarizará con su uso (para cuando realmente necesitemos utilizarlo, mostremos seguridad) y, por que sin duda, es la mejor manera que tenemos los hombres de lucir impecables con el menor esfuerzo.

    Una imagen elegante no es algo puntual, que se pone en práctica en situaciones determinadas como bodas, comuniones o bautizos. Es una elección diaria como consecuencia de una educación y la defensa de unos principios. Por lo que no deberíamos esperar para “presentarnos” elegantes. Forma parte -permanente- de nuestro activo personal.

    Los hombres que en su día a día necesitan -inexcusablemente- utilizar trajes son cada vez menos, y deberían albergar una considerable variedad de modelos para variar. Aunque seguramente hasta estos caballeros agradecerían –y sería muy aconsejable- alternar su férrea imagen -al menos- una vez a la semana con un conjunto de chaqueta y pantalón de vestir o similar.

    Atuendos laborales como los famosos Casual Fridays son un ejemplo de la relajación del vestuario en el entorno laboral. De tradición anglosajona, estuvo motivado por el calor en las islas Hawai durante mediados del siglo pasado, y como preparación para el fin de semana.

    La mayor parte del resto de nosotros tendremos suficiente con una media docena bien seleccionada y en perfecto estado, para alternar con el resto de nuestro vestidor.

    Muchos compartiríamos -incluso en orden de prioridad- esta lista de trajes básicos:

  • El azul marino. Éste color es al traje lo que la luz del sol a la mañana del domingo. Si solo dispusiéramos de uno, que sea en este tono, y casi podríamos campear airosos cualquier ocasión que se nos presente.

armario-vestidor-hombre-traje-imprescindibles-basicos-01

  • El gris claro. Como primera alternativa podríamos optar por el más indicado para las ocasiones con luz natural. Contando además con la ventaja de ser muy acertado para las ocasiones estivales.

armario-vestidor-hombre-traje-imprescindibles-basicos-02

  • La raya diplomática. Sin más demora muchos nos aventuraríamos por incluir los motivos en nuestros trajes. Unas sencillas líneas serían las primeras por las que optar.

armario-vestidor-hombre-traje-imprescindibles-basicos-04

  • El traje gris marengo sería la siguiente opción para potenciar nuestros básicos. Algunos entenderán que sería más propio uno de color negro, pero como todos sabemos, éste es exclusivo de fiestas nocturnas y funerales. Sin embargo, con el gris más oscuro, la principal ventaja es que lo podremos usar en detrimento del negro para estas específicas oportunidades, y en muchas más.

armario-vestidor-hombre-traje-imprescindibles-basicos-03

  • El traje azul en cualquiera de sus intermedias tonalidades es un regalo para las miradas entendidas, y seguramente es el color donde más se evidencia la clase de quien lo porta. La práctica totalidad de los tonos de este color serán muy acertados.

armario-vestidor-hombre-traje-imprescindibles-basicos-05

armario-vestidor-hombre-traje-imprescindibles-basicos-06

  • El beige o marrón claro puede ser el primer lujo -quizá superfluo- que nos permitamos por su indudable belleza. Hemos de considerar que su utilización está muy limitada: en verano, de día y en ocasiones de cierto asueto.

armario-vestidor-hombre-traje-imprescindibles-basicos-07

  • Un cuadro de ventana siempre es un riesgo y va a ser difícil de vestir en más de una ocasión cada semana, así que conviene que se retrase su compra por lo menos a esta séptima opción.

armario-vestidor-hombre-traje-imprescindibles-basicos-08

  • El traje marrón para muchos eruditos como mi amigo Antonio Puebla es un motivo de cierta sorna: “Por quien va usted de marrón. Le acompaño en el sentimiento” le recuerdo bromear. Sin embargo, su belleza y originalidad es incuestionable. Quizá sea cierto que agradecerá darle algo de alegría ¿unas rayas?

armario-vestidor-hombre-traje-imprescindibles-basicos-09

  • El último que cierre esta decena bien podría ser tan variable como el gusto de cada uno de nosotros. Un verde o cualquier otro será muy bien acogido. Por su peculiaridad muchos nos decantaríamos por la opción más nuclear del traje blanco.

armario-vestidor-hombre-traje-imprescindibles-basicos-10

    Recordando, como en su día defendimos, que resultan más bonitos los trajes de tres piezas y cruzados frente a los de sencilla botonadura recta. Apostillaremos también que una vez cubierto nuestro vestidor con esta primera lista enumerada, es momento de explorar los  tweeds y las más llamativas alternativas en los inusuales colores como el malva, el rojo o el amarillo. Optando siempre por concisos tonos, lo más discretos y refinados posibles para no agudizar su pintoresca característica.

    Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado