Chesterfield: Abrigo y sofá, ambos insuperables

“Usted y yo no vemos las cosas como son. Vemos las cosas como somos”; Henry Ward Beecher, orador estadounidense.Chesterfield-overcoat-abrigo-sofa-sillon-chester-00

     Toda generalización acarrea injusticias. Por este motivo todos y cada uno de nosotros debemos sentirnos responsables del colectivo al que representamos, o en el que pretendemos incluirnos. A menudo comportamientos individuales provocan generalizaciones verdaderamente injustas en un conjunto de personas similares, motivadas por una prejuiciosa asociación de ideas.

     Éste es el caso del vestuario en un estilo clásico. ¡Cuánto daño infringen a la elegancia del hombre personajes como Jose Luis Bárcenas! Este político y ex tesorero del PP cuida su imagen exterior con esmero, tanto como escabrosos son sus asuntos contables. Es un hecho, juzgado y condenado, que sus principios no se corresponden con la presencia física que muestra, y que su elegancia resulta superflua y no integral.

     Bárcenas ha sido asiduo al uso del modelo de abrigo que supuso el primer “sobre todo”, confeccionado para sustituir a la capa durante la primera mitad del siglo XIX: el Chesterfield. Como también lo ha sido del gusto de otros individuos nada ejemplares, como lo son los integrantes de la mafia del Chicago de los años 20. Lo que demuestra lo que ya todos sabemos y asumimos con certeza, y es que alguien que luce como un perfecto caballero no siempre es un auténtico caballero.

Chesterfield-overcoat-abrigo-sofa-sillon-chester-01

     Casos contrarios también existen, y célebres señores como el presidente saliente de Uruguay –Jose Múgica– muestran una sencilla imagen exterior que consigue captar nuestra atención.

     Nombrar la pequeña localidad inglesa de Chesterfield es recordar estos artículos tan tradicionales como elegantes. El clásico abrigo y el sofá están vinculados a los condes de dicha ciudad: Sir George Stanhope y antecesores, respectivamente.

Chesterfield-overcoat-abrigo-sofa-sillon-chester-02

Abrigo Chesterfield
Al abrigo Chesterfield lo caracteriza principalmente su cuello de terciopelo negro que obedece, según versiones, a un refuerzo en la zona del cuello para evitar su desgaste, un trozo de tela para proporcionar suavidad al cuello descubierto de nuestra nuca, o como vestigio de una nota de luto.

     Corresponde a un tipo de overcoat que puede presentarse con el cierre cruzado o en hilera sencilla (más habitual lo segundo), y con un largo hasta por debajo de la rodilla. Aunque con el tiempo ha ido recortándose esta altura hasta la rótula (top coat).

     Se presenta en cualquier color típico del abrigo (negro, azul y marrón) pero el más tradicional es el de dibujo con forma de espiga de cereal en tono gris.
Los botones generalmente están tapados en el frente con tapeta, normalmente viene dotado del tercer bolsillo o ticket pocket en el lateral derecho y con el cuarto en el pecho.

Chesterfield-overcoat-abrigo-sofa-sillon-chester-03

Sofá Chesterfield
Un conde anterior a George, Sir Philip Dorme Stanpohe fue el encargado de diseñar un tipo de sofá, “el Chester”, que facilitara la postura decorosa y recta de los caballeros en los clubs privados.

     Fue así como surgió el famoso mueble que se caracteriza por tener un respaldo a la misma altura que los apoya-brazos, es decir bajo. Y unos típicos huecos hacia adentro producidos por el botón tensado al armazón trasero.

     Personalmente, este abrigo me gusta tanto que en su día modifique uno del que disponía, largo y muy sencillo hacia uno de este tipo. Las veces que me he topado con un mueble de estas características me ha resultado de lo más confortable y cuando observo imágenes como la de la portada aún me reafirmo más con nuestras preferencias ¿alguien podría aseverar que la moda clásica no es atemporalmente elegante?

     Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado
Fotografía final: © Fernando ReyChesterfield-overcoat-abrigo-sofa-sillon-chester-04

[mc4wp_form]

  • Anonimo

    Me encantan los abrigos, de siempre. Ya de joven, siendo veinteañero, ahora ya rondo los cincuenta. Es una prenda que siempre me gustó llevar, aunque la que se lleva ahora, por debajo de la rodilla no me convence, aunque no me disgusta. Prefiero la que llega hasta abajo, me resulta mucho más cariñosa y elegante. Aunque por mas que buscó no encuentro de ese estilo que me gusten, veo pocas y muy clásicas demasiado rectas, sin caída. Pero no pierdo la esperanza.

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias estimado por compartir tus impresiones en este vuestro espacio. Saludos cordiales,
      PD. Una recomendación es la sastrería a medida (y gusto)… nunca falla 🙂

  • lector

    En comodidad me quedo con mi vijeo sofá, pero no cabe duda que en cuestión de elegancia el estilo del abrigo y sofá Chesterfield es difícilmente superable. Una vez más coincido plenamente con tu gusto. Como siempre, un placer.

    • vestirseporlospies

      El placer es nuestro por tener “lectores” con tu buen gusto. Un abrazo y muchas gracias,

  • José Peña

    Es el abrigo que destila elegancia por si solo, pude adquirir uno lo mas fiel a su origen y confección, y se adapta a distintas situaciones, como un auto clásico elegante, absolutamente atemporal. Saludos desde Chile.

    • vestirseporlospies

      Mil gracias por tu comentario estimado José. Buena comparación la tuya con un coche de época… 🙂 Un abrazo fuerte a nuestra querida Chile

  • ALBERTO

    Como siempre un placer poder leer tus artículos. Tengo que reconocer que no sabía el nombre del modelo de abrigo del ex tesorero Bárcenas. La verdad que le viene bastante grande dicho nombre, Chesterfield.

    • vestirseporlospies

      Gracias estimado Alberto, el placer es nuestro por tu visita y comentario. Saludos cordiales,