Chaqueta verde, llena de osadía

chaqueta-verde-blazer-hombre-00“Vencedora de leyes es la osadía”, Séneca.

      Parece mentira lo difícil que resulta hacer algo por primera vez cuando no sabemos como. Tanto como en sencillo y natural se convierte una vez que lo comprendemos, y practicamos. Esto, además de con el conocimiento tiene que ver con los sentimientos y la autenticidad, con el miedo a lo desconocido y la cultura de reprender los fallos.

      Vestir con prendas de color verde es un buen ejemplo de ello, y que debería ser -cuando menos- motivo de reconocimiento el mero hecho de intentarlo.

      El color verde para un traje o calzado resulta temerario, y solo apto para los momentos más desenfadados. De igual manera conocemos las incuestionables ventajas que aporta este alegre color para los complementos. En el caso de una chaqueta, usar el color verde es de una originalidad única.

      En ocasiones simplemente lo que sucede es que aquello con lo que nos vestimos no resulta acertado porque no está acorde al lugar que ocupamos dentro de la sociedad, o al espacio físico en el que nos encontramos. Así, un modelo verde vestido en la Fortezza da Basso durante la celebración de la feria Pitti Uomo de Florencia atrae sobre si a un gran número de disparos de las cámaras fotográficas, pero el mismo conjunto en el entorno de diario en nuestra oficina puede causar cierto estupor. O lucido por un personaje como el nieto de Giovanni AgnelliLapo Elkann– es aclamado sin premisas, y por otro simple mortal calificado de transgresor.

      Básicamente creo que es una cuestión de acertar con el tono. Es decir, que su vistosidad sea inversamente proporcional al tamaño de la prenda a la que se destina. Así, mientras que en un pañuelo el vivo tono verde de la manzana es un punto de luz que se agradece, sobre la chaqueta será un tono -sobrio- como el de la foto de portada el que resulte todo un espectáculo.

      Si en otros colores como el azul o gris un tono poco afortunado puede pasar casi desapercibido, en este caso el fallo será estrepitoso. Debido a lo cual, cuando optemos por el color verde, deberemos sopesar su tono con esmero para que toda vez que tengamos bien pertrechado nuestro armario con las chaquetas más básicas, este modelo verde sea la original siguiente alternativa.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

[mc4wp_form]

  • Anonimo

    A los valientes siempre se dice que les va mejor, pero en lo concerniente al vestuario me resulta muy difícil tener osadía. Las fotos que veo me atraen, pero me cuesta mucho verme con este color en mis chaquetas. Supongo que como todo hay que arriesgarse. Por lo menos lo intentaré y si veo alguna sobria que me guste , la probare. Otra cosa será verme con ella. Un saludo

    • vestirseporlospies

      Buenas tardes estimado,… y es que ciertamente es para tener más de una. Para nota.
      Cuando tengamos las necesidades más básicas cubiertas. Es decir, que tenemos las suficientes unidades de blazer para vestir a diario, el poder disfrutar de un modelo como el de alguna de las fotos -aunque no podrá ser de una manera muy continuada- tiene que ser un placer.
      Gracias y saludos cordiales,

  • Carlos Sánchez

    Inteligente artículo. En mi caso, cuento con dos trajes verdes, uno abierto de un solo botón y el otro cruzado. Por otra parte, poseo un sobrio saco verde con un discreto patrón de cuadros. En el caso de este último, suelo complementarlo con una fedora verde.
    Sin duda es arriesgado, por ello no lo recomiendo más allá de una vez al mes.
    Saludos desde México, DF.

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias, estimado Carlos.
      Es un placer el tener -no ya tus comentarios- sino además tus fotografías. Felicidades por tu estilo.
      Doblemente agradecido recibe mi más cordial saludo,