Chaleco tweed de vestir con pantalón de franela de algodón

“La educación es la manifestación de la perfección en el hombre”; Swami Vivekananda (1863-1902), líder espiritual indio.

chaleco-tweed-pantalon-franela-algodon-00

      La moderación nos permite disfrutar de los placeres de la vida. Tras una dilatada jornada laboral, pocas cosas resultan tan agradables como disfrutar de una, y solo una, copa de vino o caña de cerveza bien tirada en compañía de amigos o la familia. Aunque la situación, siempre, tienta a repetir.

      Este fue nuestro caso a la vuelta de uno de los viajes que acabamos de realizar por tierras de Castilla. De retirada elegimos Toro (Zamora) para hacer un alto en el camino y estirar las piernas paseando desde la Puerta del Mercado hasta la colegiata de Sª María la Mayor, dejando a la derecha la Plaza Mayor. Por supuesto catamos el zumo de uva de la tierra fermentado en barrica de roble bordelesa.

      El caldo de la Tinta se dejó saborear; pero lo nuestro es analizar el vestuario y en esta ocasión elegí un conjunto para no pasar ni frío ni calor. Distinto y cómodo para conducir.

      El chaleco de vestir (de Sastrería Olego) es una pieza que se viste sin nada por encima. Se luce “a cuerpo”. Por lo tanto propia de lugares interiores o fríos poco intensos, de modo contrario el calor que nos proporciona al torso se nos irá por las mangas.

      Este tipo de chaleco no es muy habitual pero resulta una opción a tener en cuenta para permanecer en grandes espacios cerrados como una biblioteca, o pequeños abiertos como unos soportales. Su principal diferencia con la tercera pieza de un conjunto de chaqueta y pantalón es que en este la espalda dispone del mismo tejido que en el delantero. Lo que proporciona una agradable sensación para atardeceres otoñales o al calor de un hogar.

chaleco-tweed-pantalon-franela-algodon-21

      A la lana del tweed le pega otro tejido de similar gramaje, y la gruesa tela de la franela de algodón parece apta para el pantalón (de Sastrería Basanta). Además, juntar tonos crema y verde resulta adecuado. Una camisa azul clara de discretos dibujos (Mangas), sin más, remata el atuendo.

      Para el calzado, un zapato del tono de la sangre del toro modelo Derby noruegos (de Vidal Fernández) y los calcetines azul marino (Urban Socks) me parecieron oportunos para esta ocasión.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado
Fotografía Jose M. Salgado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo