Chaleco de vestir

“El recuerdo es un poco de eternidad”; Antonio Porchia, poeta italiano.

chaleco-tweed-vestir-sastreria-pantalon-franela-00

      Aunque tendemos a magnificar el recuerdo del pasado, lo cierto es que resulta un ejercicio maravilloso. Así, algunas de las prendas de nuestra infancia y juventud las recordamos durante toda la vida de forma gozosa; mientras que a otras lo hacemos con no poca vergüenza. Pero a todas con idéntica nostalgia del tiempo que no volverá.

      De mi adolescencia, y dentro del primer grupo, se encuentra un chaleco de clásico tejido príncipe de Gales cortado y cosido por mi abuela materna. Con él aún asistí a mis primeras clases en la universidad, y con su recuerdo retomo de nuevo ahora el uso de esta prenda con agrado.

      Porque aunque andar en mangas de camisa, en ocasiones, no es del todo inapropiado, hacerse acompañar de un chaleco de vestir a menudo mejora nuestra imagen. Además de una forma original.

      En espaciosos lugares cerrados como el edificio de nuestra oficina, una biblioteca o un palacio de exposiciones el chaleco constituye una cómoda, elegante y cálida alternativa para nuestro vestuario al despojarnos de la ropa de abrigo.

      El chaleco de vestir -a diferencia de la tercera pieza del traje- tiene la espalda en el mismo tejido que el delantero por lo que se convierte en casual. Resultando más apto para vestir sin la chaqueta. Aunque podemos hacernos acompañar también por ésta perfectamente.

      Hasta la fecha habíamos escrito mucho acerca de los chalecos: su existencia, tipos y usos. Ahora presentamos el primero que diseñamos y nos realizó Alberto Olego en su sastrería.

      Este primer modelo diseñado por nosotros e inspirado en los modelos de Ralph Lauren de los años 70 está realizado en tejido tweed de Dugdale Bros & Co. (Ref.6627) con 480 grs. de peso. Para su realización se necesitó de la toma de medidas específicas, distintas de las de una chaqueta o abrigo, y una prueba intermedia porque no fueron necesarias modificaciones finales.

      De todas las posibilidades que tenemos para utilizar prendas en nuestro torso, ésta es la que nos permite mayores movimientos y comodidad para nuestros brazos.

      En el siguiente articulo repasaremos todos los detalles, y hasta entonces seguiremos con la vista en el pasado porque como dijo el novelista irlandés Clive Staples Lewis: Todo lo que no es eterno está eternamente pasado de moda.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado
Fotografía Jose M. Salgado
Agradecimiento a Begoña Llamosas, directora Ágora 

[mc4wp_form]

  • Anonimo

    Viéndolo puesto la verdad es que resulta elegante. No se si yo me atrevería a ponérmelo. Aunque, el chaleco tipo sueter no me disgusta. Todo será intentarlo. Muchas gracias por el aporte.

    • vestirseporlospies

      El chaleco de punto es más sport y por lo tanto se presta más a usarlo, sobre todo si es el tipo jersey que comentas.
      Gracias a ti por tu comentario y feliz día,