Piernas

“El estudio, el asesoramiento y el ejemplo nunca podrán enseñar tanto como un fracaso”; escritor escocés, Samuel Smiles.

pantalones-sastreria-bespoke-artesanal-000

      Las piezas de sastrería y los retratos tienen cierto parecido. En ambas artes se parte de un lienzo en blanco con la intención de crear una prenda o imagen, respectivamente, y cuando el resultado final supera las expectativas iniciales es gracias al trabajo del artista.

      Éste fue nuestro caso con el segundo pantalón que le encargamos a Alberto Olego Sanchez, heredero de la sastrería Olego de Ponferrada, para completar el conjunto de chaqueta y pantalones que presentamos en días pasados.

“Nunca lleves tus mejores pantalones cuando salgas a luchar por la paz y la libertad”; Henrik Johan Ibsen, poeta noruego.

pantalones-rojos-conjunto-casual-chaqueta-pantalon-00

      Existen unas prendas más fáciles de combinar que otras. Los pantalones rojos corresponden al grupo de las que resultan más complejas de vestir, o al menos así parece a juzgar por lo poco que los usamos.

pantalones-vestidor-masculino-basicos-armario-00-pants“Debemos liberarnos de la esperanza de que el mar esté calmado. Tenemos que aprender a navegar con vientos fuertes”, Aristóteles Onassis.

     Los pantalones deben de tener la misma calidad que el resto de nuestro conjunto, es decir, la mejor posible. Porque de modo contrario arruinará todo el conjunto de nuestra presencia física.

     Suele ser un error bastante frecuente el no prestarle la misma atención al pantalón que al resto de la ropa. En ocasiones se valora en menor medida, y cuando lo hacemos –si fallamos- nos evidenciará como lo haría cualquier otra pieza de nuestro vestuario.

     Todas nuestras prendas son igual de importantes porque es el global de nuestra indumentaria la conforma nuestra imagen.

Características
Un pantalón de vestir debe tener la raya central que acabe en la mitad del empeine de nuestro pie, el de sport carece de ella. Respecto al tema de la vuelta en su extremo inferior; si bien es verdad que favorece su caída, le resta formalidad por lo que deberemos tenerlo en cuenta con los del tipo sport o casual. Con las pinzas, y su número, resulta de forma similar.

     Al apoyarse en el zapato no debe de hacer ningún pliegue, lo que sin duda es complicado pero posible. Por la parte de atrás debería llegar a la mitad del talón. Personalmente en caso de pecar, y no lograr que el bajo de nuestro pantalón “bese” el calzado, siempre prefiero que sea por corto, lo que traerá como beneficio una mayor visibilidad del calzado y algo del calcetín.

     Sin embargo no podemos obviar que la virtud está en el equilibrio, y existe una célebre frase entre sastres que resume este concepto: “quiero verte siempre los zapatos, pero nunca los calcetines”.

“Todos estamos en el arroyo, pero algunos miramos a las estrellas”; Oscar Wilde.leather-belt-men-cinturon-cinto-hombre-0000

La idoneidad de la elección del cinturón es inversamente proporcional a la formalidad de nuestro vestuario. Es decir, si éste es formal debería ser inexistente y sustituido por los tirantes, y cuanto más de sport vistiéramos éste debiera ser más atrevido.

pantalones-cuadros-tweed-trousers-pants-00“Lo sueño, luego tengo la obligación de hacer que suceda”; Manuel Escourido Calvo, economista y emprendedor.

Si hacemos siempre cosas de la misma manera, nunca nos sucederán cosas diferentes. Aunque quizá sea esta la manera en la que deban suceder las cosas. Sin embargo hace poco leí en un libro de Stephen R. Covey que según diversos estudios, todas las personas al final de sus días se arrepentían de la misma cosa: no haberse atrevido a hacer algunas cosas.

Debemos ser más atrevidos. También con nuestro atuendo. Así, cuando vestimos de forma sport o casual lo más acertado seguramente sea que el riesgo lo asumamos en la parte superior de nuestro vestuario. Es decir, que combinemos unos discretos pantalones de algún color liso y sólido, gris o azul, con una chaqueta de cualquier estampado. Window pane, por ejemplo. Sin embargo si queremos darle un carácter aún más informal a nuestra imagen, podemos invertir esta pauta.

Si utilizamos un pantalón para el invierno en cualquier tipo de lana (cashmere, merino, mohair, alpaca… o seguramente mezclas) con la multitud de variados dibujos en tweed como: el ojo de perdiz, la pata de gallo, de espiga o de cualquier otro tipo de motivos como, por ejemplo, los cuadros en el tartán o un príncipe de gales. Le estaremos dotando de juventud y singularidad a nuestro atuendo.

mis-prendas-favoritas--pantalones-dockers-chinos-00“La inversión en conocimiento paga el mejor interés”, Benjamin Franklin

La calidad debería ser una máxima y la condición necesaria, pero no suficiente, a la hora de realizar nuestras compras. La combinación con la estética completará el tándem perfecto para la mejor elección. Lamentablemente no tendremos la certeza, ni a ciencia cierta ni a priori, pero aprenderemos cada día más.

Nuestra segunda piel es el fiel, silencioso y discreto testigo de nuestras vivencias diarias y forma parte de nuestra historia personal. ¿Quién no se acuerda de aquellos vaqueros rotos de nuestras primeras salidas nocturnas, esa cazadora de piel de la universidad o de su primera blazer de adolescente para vestir “formal”? Este puede que sea el motivo principal del cariz sentimental que tantos asociamos a nuestro vestuario.

A algunos nos encanta tener gran parte de nuestro vestuario con décadas de utilización en perfecto estado. Con la inevitable huella que deja su uso con el paso del tiempo.

Zapatos, trajes, chaquetas, incluso pantalones son algunos ejemplos de prendas que más apreciamos cuanto más tiempo pasan con nosotros. El tema de las camisas, y demás prendas interiores, al ser mucho más delicadas, se rotan con mayor asiduidad y son el extremo por defecto. Los complementos como los cinturones o gemelos el de por exceso.