InicioSemiformal

Semiformal

Se hizo acompañar de su madre, Bradley Cooper uno de los más elegantes

La pasada semana fueron analizados los caballeros que se vistieron para los premios del cine español y ahora les toca el turno a los premios que marcan tendencia mundial en el cine; los Oscar. Puestos ya en faena entramos -dotados de mayor experiencia- con cierta carencia a daros nuestra particular visión, en detalle, del look de los caballeros al otro lado del atlántico y estas son nuestras particulares consideraciones.

La principal nota en líneas generales a destacar sería la correcta elección de la talla debida con total seguridad a la labor de notables sastres, como consecuencia, los caballeros más elegantes, llevaron perfectamente entallado su traje semiformal – el smoking

De Caramelo

No debemos olvidar que el vestido de la novia es la principal atracción y centro de todas las miradas en tan señalado día y casi la única protagonista. Pero no lo es menos, que su agraciado acompañante debiera estar acorde con ella por múltiples motivos; pero quizás el más importante, como siempre, por el acto social o ceremonia a la que se acude y como no por el respeto a si mismo, a su amada y a los invitados.

Cuando hablamos del traje del novio por excelencia lo hacíamos del chaqué que es el atuendo tradicional e indicado para estas ocasiones.
No obstante, muchos caballeros debido a las causas que sólo a ellos atañen e incumben, se quieren decantar por otras alternativas y es a este motivo al que le vamos a dedicar el presente artículo.

Quizás, el más clásico

Ayer los compañeros de Radio Voz, nos invitaron a opinar –en directo– sobre la gala de antes de ayer del cine patrio, realmente me daba cierta pereza el evento, pero imposible desatender tal invitación y dado lo amable de la solicitud de Loreto Silvoso, accedí encantado a echarle un vistazo… Realmente iba sintiendo una creciente curiosidad.

Mi valoración en líneas generales, del vestuario de los artistas, es;

Solo los grandes genios como Tom Ford, se les pueden permitir ... estridencias

El origen del dinner jacket se remonta a mediados del siglo XIX, y hemos podido informarnos en este enlace, que el primero en confeccionarlo fue la sastrería que ocupa el número 15 de Savile Row; concretamente para el duque de Windsor Eduardo VIII. Es la aristocracia inglesa que lo comienza a utilizar con asiduidad después de la segunda Guerra Mundial como sustitutivo al frac y motivado por la “relajación” del atuendo para la tarde noche durante las cenas.

Hoy el “tuxedó” se utiliza principalmente para bailes, fiestas sociales, estrenos, espectáculos como la ópera, recepciones, … y es especial y popularmente indicado para la Nochevieja. Como ya hemos visto en el artículo correspondiente a grados de formalidad, el traje que protagoniza este post corresponde a un modelo semiformal. Por lo tanto, no es apto para estas ceremonias (formales) como por ejemplo bodas; así como se puede permitir un mínimo de innovación y no como en el frac, formal absolutamente y felizmente encorsetado, pero ésta debe ser mínima no como con el informal traje que ya hemos visto.