Grados de formalidad en el vestuario de caballero

Hubo una época, antes de la primera guerra mundial “la grande”, en los primeros años del pasado siglo, en la que vestir formal era común y diario entre la aristocracia británica. Esto era vestir con frac en ausencia de luz y chaqué cuando esta aún era natural. Hoy, cuando un cabellero luce una corbata aunque sea con una blazer y unos pantalones de vestir, puede ser calificado ya por casi todos nosotros como; “viste muy formal”.

Grabado tengo una escena de la magistral serie Downton Abbey, “docto magisterio” también en cuestiones de vestuario como hemos defendido con anterioridad, en la cual en plena guerra, y ante el uso de un esmoquin en casa por parte del cabeza de familia Lord Grantham, su madre la Condesa se escandaliza diciendo; a donde vamos a llegar vistiendo de cualquier manera!!!! Continuar leyendo “Grados de formalidad en el vestuario de caballero”

Presentación de Vestirse por los pies en el V Open your Mind

Asistentes al V Open your Mind

En el incomparable marco del hotel AC Palacio del Carmen de Santiago de Compostela a escasos 400 metros de la catedral y gracias a la invitación de los promotores, y amigos, del evento para contribuir a la organización del 5º “sarao” del Open Your Mind (…open your world), capitaneado por Eloy Gesto y Marisol Vázquez, fue un honor para mi presentar vuestra página web.

Tuvimos la gran suerte de contar además, con la inestimable compañía de formidables profesionales y sensacionales personas como compañeros de faena: Ana Castro y David López de Galantiqua Antigüedades; Francisco Godoy de Godoy Asesores y parte del equipo de Asubía 3.0. Lo cual aparte de ser un verdadero placer y magisterio constante, nos dotó de una alta calidad. Continuar leyendo “Presentación de Vestirse por los pies en el V Open your Mind”

Diez errores garrafales en los que no debe incurrir un caballero… ¡a menos que quiera perder el título de tal, de forma y manera inminente!

 Con traje nunca mocasín    Queremos provocar algunas risas, aportando ciertas notas de humor y por ello publicaremos, periódicamente, errores imperdonables que no puede cometer ningún caballero.

     Confesar de antemano que NO es nuestra intención herir ninguna susceptibilidad, pero por favor TOMAR AL PIE riguroso DE LA PALABRA para no incurrir en las temeridades abandonadas desde que el hombre dejó de caminar a cuatro patas. Continuar leyendo “Diez errores garrafales en los que no debe incurrir un caballero… ¡a menos que quiera perder el título de tal, de forma y manera inminente!”

Nuestros pilares del vestidor de ropa masculino

Combinación excelente
Tweed by Manolo Costa

Siempre se ha representado el número doce como el de la globalidad, la totalidad, etc. Los doce apóstoles de Jesús de Nazaret, los doce meses del año, los doce países fundadores de la CE y las estrellas de su bandera, las doce horas de la mañana/noche, etc. Son claros ejemplos.

Pues con estos doce pilares de los básicos de un vestidor masculino, podremos decir que se puede construir el sensacional y completo vestidor de caballero clásico…. de toda la vida. Continuar leyendo “Nuestros pilares del vestidor de ropa masculino”

Las mil … y una maneras de adornar el ojal de la chaqueta del caballero

Cuenta la leyenda que fue en la primera mitad el siglo XIX, el príncipe Alberto de Sajonia, marido de la Reina Victoria I del Reino Unido, hombre sumamente elegante, cuando agasajado por esta, de novios, con una rosa, y como además debía ser muy detallista, se hizo un agujero en la solapa de la chaqueta que llevaba puesta para adornarse con dicha flor. Dando creación a lo que hoy es el ojal superior de la solapa.

Doble ojal, bordado color contraste

Aunque en realidad, nuestra chaqueta actual proviene de la militar (casaca o guerrera) abotonada en su totalidad y con cuello vertical, la evolución de esta hasta nuestros días derivó en que al desabrochar desde arriba los primeros botones. Así el cuello (vertical) se apoyaba en todo el contorno de la parte trasera del cuello y los hombros, y las aberturas superiores al apoyar en el torso dieron lugar a las actuales solapas.

Al subir los cuellos de la chaqueta y meter las solapas de nuestra actual chaqueta nos podemos hacer una idea de la involución de esta. El ojal superior de las actuales chaquetas, resulta ser un vestigio del primer agujero para abrochar el botón del cuello, el cual ha desaparecido pero no así su agujero; aunque algunos modelos o abrigos aún lo mantienen para cerrarla a la altura del cuello.

Este se cose en el lado izquierdo, el hilo debe recubrir la totalidad de la tela sin montar ningún hilo y normalmente sobre otro para darle relieve, cuando es artesanal y a mano. Resulta como una firma de la calidad del profesional.

Es también usual, principalmente en las solapas de chaquetas cruzadas con pico, que este se cosa en los dos lados para acentuar la simetría de ésta. También existen variantes en las que no se cose ojal alguno siendo esta menos habitual.

El ojal tiene el perfil de una cerilla no exagerada, por supuesto, debe tener el tamaño ligeramente superior al del botón y estar perfectamente alineado los otros, activos, dado su origen. Continuar leyendo “Las mil … y una maneras de adornar el ojal de la chaqueta del caballero”

El vestuario en el puesto de trabajo

Modelo traje gris
Conjunto muy adecuado para un Agente Comercial

Aún independientemente del tipo de trabajo que desarrollemos, será inevitable que la imagen que presentemos sea nuestra inmediata carta de presentación tanto con nuestros compañeros como con nuestros clientes y proveedores.

En las distancias cortas, como lo son las comunicaciones laborales, la imagen nos presenta, nos predispone y anticipa gran parte de nuestra personalidad y cualidades. De manera en ocasiones, inconsciente.

Así por lo tanto, una imagen bien cuidada, limpia, fresca, aromática, con un buen corte de pelo y afeitado, un vestuario elegido y pulcro y acorde a nuestro momento y posición, hablará de nosotros más que mil palabras de nuestras cartas de presentación, recomendaciones o Curriculum Vitae.

Conviene tener una integral consonancia y equilibrio de nuestro perfil, es decir, nuestras manos, ropa, calzado, rostro, aroma, e incluso instrumental laboral, han de destilar la misma límpida imagen. Un defecto acusado en cualquiera de estos elementos será un desliz que puede echar por tierra la mejor de las transacciones comerciales.

No son pocos los ejecutivos y profesionales con altas expectativas, que se afanan en causar una imagen de éxito en su vestuario, que respalde su posición… tanto como cualquier otra área de su profesión como pueda ser; los idiomas, máster, cursos, conocimientos técnicos, posicionamiento en la web, etc. Es puro marketing. Continuar leyendo “El vestuario en el puesto de trabajo”