InicioAsesoramientoModa en la calle

Moda en la calle

“La Primera Guerra Mundial fue una guerra que nadie quería y una catástrofe que nadie pudo haberse imaginado”; Henry Kissinger, político estadounidense.

100-años-moda-masculina-clasica-intemporal-00

      Las guerras representan el fracaso de la especie humana. Durante ellas se producen grandes avances tecnológicos a costa de ser utilizados para cometer las mayores atrocidades contra la humanidad. Dejando a un lado lo importante, resulta incuestionable que transforman nuestra sociedad de una manera radical, y suponen el resurgimiento de un mundo distinto tras ellas. Nuestra forma de vestir no iba a permanecer ajena a este hecho.

“Ten fe ciega. No en tu capacidad para el triunfo, sino en el ardor con el que lo deseas”; Horacio Quiroga, escritor uruguayo.

grupo-fields-sastreria-camiseria-complementos-00

      El trabajo genera oportunidades de éxito. Carlos Guerrero materializó la suya, hace casi tres años, creando su propia marca: FIELDS. El grupo FieldS es una firma que nació con vocación para satisfacer a un cliente clásico, elegante y actual; donde el precio no sea ningún obstáculo. Calidad y estilo al mejor precio.

“Las oportunidades pequeñas son el principio de las grandes empresas”; Demóstenes, orador griego.

tumblr-instagram-pinterest-facebook-twitter-google-00

     Las redes sociales cambiaron la forma en la que nos relacionamos. Es más, estos revolucionarios medios de comunicación democratizan –como pocos- la capacidad que tenemos como individuos de divulgar nuestro mensaje.

traje-etiqueta-masculina-autentica-elegancia-hombre-0“Yo no nací con una cuchara de plata en la boca, me la puse ahí”; Cecil Beaton, diseñador y fotógrafo británico.

   La educación se resume en sabernos comportar en toda situación. Y los códigos del vestuario masculino fueron implantados para que nos sintiéramos cómodos entre iguales. Donde prime la educación, y sean los detalles del estilo individual los que evidencien nuestra personalidad.

   No en vano, la gran mayoría de nosotros pensamos que es en nuestro interior donde reside la verdadera elegancia. Siendo nuestra imagen exterior quien -únicamente- la transmita y refuerce.

   Hemos venido repitiendo con regularidad el esquema de nuestro vestuario según los cánones clásicos más tradicionales, donde es fundamentalmente el largo de la chaqueta, es decir la existencia o no del faldón trasero hasta las rodillas, la que establece el límite entre lo “formal” y lo “no formal”.

Etiqueta Formal
El frac es el traje para las ceremonias nocturnas más protocolarias. Así como el chaqué será su equivalente durante el día, con luz natural o antes de las seis de la tarde.

   Una excepción es el frac administrativo. Utilizado en actos judiciales, y que consiste básicamente en un frac con la pajarita y el chaleco negros. Seguramente motivado por desarrollarse las actividades propias de este gremio durante el día.

Etiqueta Semi-formal
El smoking, Tuxedo, Tux o dinner jacket es el traje de fiesta nocturno por excelencia. Cuyo descubrimiento se lo disputan entre Griswold Lorillard por presentarlo en el Club Tuxedo de Nueva York hacía 1886, y Angus Cundey por confeccionárselo al Príncipe de Gales (contemporáneo) durante 1865 en la mítica sastrería ubicada en el número 15 de Savile Row, Henry Poole.

“Si un diseño no se siente bien en el corazón, lo que dice el cerebro no importa. El diseño debe seducir, educar y, quizás lo más importante, provocar una respuesta emocional”; April Greiman, diseñadora gráfica estadounidense.traje-tres-piezas-tailor4less-diseño-vestirseporlospies-detalles-00

Podemos vestir con lo que nos dicten o con lo que sintamos. ¿Con qué me visto? nunca debe ser la pregunta. Más bien ¿qué voy a sentir con lo que me ponga? es lo acertado, porque eso será y no otra cosa lo que transmitamos.

“La recompensa del trabajo bien hecho es la oportunidad de hacer más trabajo bien hecho”; Jonas Edward Salk, investigador médico estadounidense.traje-tres-piezas-tailor4less-diseño-vestirseporlospies-00

Las relaciones comerciales se establecen por confianza. Irremediablemente se transformarán en rentables, por si solas, cuando ambos intereses confluyan en la misma dirección. Este ha sido nuestro caso con la empresa Tailor 4 Less.