Castellano negro de borlas (tassel loafers)

”La mayor parte de fracasos vienen por querer adelantar la hora del éxito”; Amado Nervo (1870-1919), poeta mexicano.

castellano-mocasin-borlas-negros-hombre-00

      Nunca faltan los buenos recuerdos. Uno de los míos relacionado con el zapato que hoy nos ocupa es de hace tres décadas, y está en la imagen de un bello escaparate con marco de madera en la capital leonesa. Cerca del barrio que invita a las mejores tapas en España, el Húmedo, había una zapatería (Berley) que siempre tenía expuesto en su ventanal -dedicado al calzado de hombre- una colección de mocasines. Colmado de refinadas versiones.

      Es una de esas estampas de nuestro pasado que nos quedan en el recuerdo por su clase, nuestra sensibilidad hacia el pasado cuando hemos sido más fáciles de impresionar o una mezcla de ambas.

      De todos los tipos de castellanos: adornos metálicos, de borlas, antifaz, de lazo o lisos; el negro Tassel es el más formal. No debería faltarnos nunca alguno de esta versión en nuestro armario calzador.

      Como los que yo disponía tenían tanto tiempo que cuando los compré gastaba un numero menos, se me han quedado algo pequeños. Así que decidí adquirir estos que presento en el presente artículo en el establecimiento Calzados ROSI, de Oscar Barroso. Son de la misma firma (Edward´s Joseph) y características idénticas que los rojos.

      Sabemos que los mocasines (casual) no son un calzado apropiado para utilizar con un traje (informal). Sin embargo, si la versión del traje fuera lo suficientemente relajada, el mocasín de borlas puede calzarse con él. ¿Por qué? Porque hablamos de un zapato de cordones.

      De su historia conocemos que las borlas son remates con flecos de adorno colocados al final de los cordones que recorren la boca del zapato. Sellándolos. Los cordones son tan innecesarios como reales.

      En su origen suponía un alarde del perfecto ajuste que hacían en el pie y que evidenciaba su alta calidad de ejecución haciendo innecesario atarlos y desatarlos. Se atribuyen a la firma Alden (1884).

      Tras una serie de zapatos marrones, y algún azules, lo prometido era deuda, y deseaba retornar al color por excelencia para el calzado. El negro.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado
Fotografía Jose M. Salgado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo