Carmina Shoemaker Shell Cordovan

“La diferencia entre lo normal y lo extraordinario es ese pequeño extra”; Jimmy Johnson (1943), entrenador de futbol americano estadounidense.

      Los profesionales de la fotografía asumen que las piedras preciosas, o los líquidos, representan un desafío por como se comportan con la luz. A ambos elementos se les ha sumado otra superficie difícil de retratar: la piel cordobán.

      El genuino tono marrón que toma la piel de anca de potro está lleno de matices. Sutiles y primorosos como el de un rubí o el aguardente velha. Esta circunstancia hace que a pesar de la luz del pleno día y la ayuda de un flash para atenuar las sombras y suavizar los brillos surjan diversas tonalidades en el color de mi nuevo calzado de Carmina Shoemaker Mallorca.

      Evidencia de la personalidad, y lo genuino de su color. Porque a pesar de que todas las fotos se tomaron en el breve plazo de una hora y en el mismo sitio no reflejan idéntico tono.

      Quise, además, que el fondo fuera claro para precisamente destacar la riqueza cromática de los vivos tonos que refleja esta piel a pesar de lo nublado de la jornada.

      Porque no pudo ser. Los últimos zapatos que adquirí en piel vegana me causaban suficientes molestias como para no disfrutar con ellos; así que, a pesar de que me encantaban los terminé cambiando por estos.

      Esta horma Forest redondeada en la punta cuenta con un generoso espacio en la zona delantera, por lo que me resulta más cómodo que la Inca (alargada y esbelta).

      El término cordobán, de origen árabe, alude al topónimo de los habitantes de la ciudad andaluza. Córdoba. Famosa durante la Edad Media por el trabajo en el curtido y labrado de la piel.

      A pesar de que la RAE define al cordobán como piel curtida de macho cabrio o cabra. El shell cordovan inglés hace referencia a la piel procedente de los cuartos traseros del caballo (las cachas o trasero del animal).

      Representa la piel más preciada para la elaboración de zapatos de hombre, y es considerada como una de las de mayor calidad para la obtención de piezas de marroquinería.

      La firma balear de la familia Albaladejo adquiere la piel cordobán en la prestigiosa tenería Horween (1905). Además, este modelo esta acabado sobre una suela Rendenbach Jr. con forro interno de becerro.

      La piel procedente de la grupa de los equinos es flexible y resistente. Dispone de un brillo singular gracias a un curtido vegetal que se prolonga por espacio de al menos medio año.

      Esta parte de la piel del caballo se considera mejor que la de vacuno, pero de manera paradójica el resto de la piel caballar generalmente no supera en características ni en calidad a la bovina.

      Dicen que envejece especialmente bien, cuestión que comentaré con el tiempo, debido a que es rica en aceites propios que guarda en su interior y va soltando. La piel vista (exterior, la que se ve) es la que está en contacto con la carne del animal, contrario de lo que sucede habitualmente con otras pieles cuya parte oculta se corresponde con la vuelta.

      Otra característica del cordovan es que se raya con mayor facilidad, siendo más delicada.

      Escribo -como siempre hago- con ellos puestos para transmitir sensaciones, y aseguro que cuenta con un brillo tan particular que cuesta precisar. En cuanto a su comodidad; a poco que los dome será un hecho.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado
Fotografía Jose M. Salgado

Nota. Las fotografías se hicieron en el Monumento a los Héroes de El Orzán (La Coruña). Sirva como homenaje a estos policías que llevaron a la máxima expresión su generosidad en el servicio público.

[mc4wp_form]