Camisas para el frío

“Lo que haces habla tan fuerte que no se puede oír lo que dices”; Ralph Waldo Emerson (1803-1882), escritor estadounidense.

      La inspiración se encuentra en la calle. Cuando traspasamos fronteras, mentales o geográficas, nos enriquecemos por la variedad y gracias a lo que es diferente.

      Durante esta ajetreada semana de viajes a Madrid y Barcelona, además de múltiples reuniones, me he sentido más desubicado de lo acostumbrado. La buena noticia es que vi más y nuevo; así como conocí a muchas personas, lo cual siempre resulta positivo.

      Dosificaré lo asimilado y adelanto que si el sábado pasado me reuní con Alberto Olego y otro sastre, Jorge, de Carballo (Sastrería Miguel 1954); antes de ayer en la Ciudad Condal me pasé por la tienda BOO (2006) de Alex Molner. Entre ambos me recordaron las camisas para la estación más fría del año.

      El gallego llevaba una camisa de franela con cuadros tartán de la firma Barbour debajo de uno de los típicos impermeables de la firma inglesa, mientras que en la tienda catalana me reencontré con camisas de mérito en pana. Sendas prendas me retrotrajeron a las que yo he utilizado en regiones más gélidas que La Coruña en un pasado no muy lejano.

      Las camisas gruesas para el frío son de carácter sport. Aparte de los tejidos más o menos gruesos en algodón como pueden ser el piqué, el Oxford o la vaquera; las de franela y pana son las genuinas para cuando más bajan las temperaturas.

      Pertenecen a este tipo, por supuesto, también las Tattersalls.

      Todas estas telas son eminentemente casual. Propias para acompañar a unos pantalones tejanos, de lana o pana, e indicados para acompañar con un grueso jersey o una prenda impermeable. Ya que en tales circunstancias los modelos de camisa en fino hilo en algodón quizá desentonen un punto.

      El sutil matiz del tejido de una prenda, en muchas ocasiones, dice más que su color.

      Los botones en los picos del cuello en este tipo de camisas parecen característicos.

      De superficie peluda y suave al tacto, las camisas de franela pueden ser elaboradas con algodón o mezclas de lana. Además suele venir con tejido de contraste en el cuello, puños y canesú.

      En no pocas ocasiones se utilizan como sobrecamisas con una camiseta por debajo, lo que hacen que se pueda prescindir del jersey u otra prenda por encima antes del chubasquero.

      Este tipo de camisas tuvo un punto de apogeo en la última década del siglo veinte gracias a los cantantes de rock como Bruce Springsteen o Kurt Cobain (Nirvana).

       Firmas como Langmeng, Orvis, Portuguese, Jachs MFG and Co y colores como el mostaza u oliva se presentan como acertadas opciones.

      Aunque no sean especialmente atractivas, ni favorecedoras, cumplen su función por resistencia y grosor. Y una camisa del tipo leñador de gamuza además de otra de fina pana lisa, bien, merecen un espacio en nuestro armario.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

[mc4wp_form]

  • Carlos

    Supongo que sigues a vueltas con el servidor de los EEUU. Se hace rara la vuelta atrás.
    El post muy indicado para las fechas y temperaturas. Me ha encantado.
    Un saludo y espero lo solucionéis pronto.

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias querido Carlos… un desastre los tipos de Dreamhosting, nos tiran la página en cuanto activamos tan siquiera un plugin de la nueva plantilla, y no dan respuesta. Así que he decidido cambiar primero de hosting y luego poner la plantilla nueva. Espero en los primeros meses de 2018.
      Lo primero es el servicio y estar en el aire 🙂

      Saludos cordiales y buenos días,

      • Carlos

        No te preocupes, todo ok, de los que nos pasamos por aquí de vez en cuando no te vamos a abandonar ninguno. Un abrazo y suerte.

        • vestirseporlospies

          Miles de gracias mi querido Carlos y es a los que nos debemos. Por este motivo preferí, volcarme en el contenido…. The content is King …. y dejar la forma para más adelante. A pesar de haber invertido por adelantado en ella :-(… es una cuestión de tiempos 🙂

          Abrazos y feliz día,