Camisas de cuadros Tattersall

“La única convicción auténtica que habría que tener es que nada se debe tomar demasiado seriamente”; Nicholas Murray Butler (1862-1947), político estadounidense.

      Los designios del futuro resultan inescrutables. Prueba de ello son las bonitas camisas de cuadros Tattersall, porque provienen del tejido utilizado para confeccionar las mantas con que protegían el lomo de los caballos durante el siglo XVIII, que se incorpora al vestuario masculino de la mano de Cordings en 1900.

      La tela es originaria de Gran Bretaña, y Tattersall es el mercado de caballos -inaugurado en Londres en 1766- donde proliferó el uso de esta ropa de abrigo equina. El tejido Tattersall, resultante, cobró protagonismo gracias a las carreras de caballos de Newmarket.

      Las camisas de cuadros Tattersall resultan propias, por lo tanto, de actividades campestres y tienen un carácter sport. Su función es similar a las de lino para el verano pero para el frio. Es decir, para el asueto invernal.

      Suele llevar botones en los picos de los cuellos por su carácter casual, aunque en las oportunidades que se utilizan con corbatas debería carecer de ellos. Porque a pesar de ser un tipo de camisas para momentos distendidos, la corbata no desentona en absoluto. Todo lo contrario. Puesto que son propias de actividades cinegéticas donde este complemento para el cuello ha sido bien utilizado. Lo idóneo, eso si, será que los lazos sean de pura lana virgen.

      Estas camisas están elaboradas con franela de algodón. Muy amigas de las chaquetas y los chalecos de tweed, así como de otras franelas (de lana por ejemplo) y la pana para los pantalones. Acompañarse de prendas vaqueras con este tipo de camisas también vale, aunque sean de un punto más informal y la desluzca en cierto modo. Con impermeables tipo Babour, Belstaff, acolchado husky o similar chubasquero tres cuartos, fenomenal.

      El fondo claro, blanco crudo o crema, es el más indicado para que luzcan las delicadas lineas a dos colores que caracterizan a estas típicas camisas de las islas británicas. Aunque hoy en día pueden aparecer camisas en cualquier color.

      La también conocida como “ventana inglesa” posee una notable resistencia al desgaste. La mía es de Massimo Dutti, cuando elaboraba con tejidos de calidad, y lleva conmigo muchos años. Otras firmas como Ralph Lauren, Brooks Brothers también la elaboran.

      Sería mi tercera opción para una camisa. Tras las lisas y cuanto más claras mejor, y las de discretas rayas; a la hora de dar el paso a un mayor dibujo en las camisas me decanto por estas bellas Tattersall.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo