Camisa guayabera, una prenda de etiqueta

“Hay mucho que saber, y es poco el vivir, y no se vive si no se sabe”; Baltasar Gracián (1601-1658), pensador español.

      La idea es buena. Muy buena. Tanto como cómodo y práctico resulta vestir con una liviana camisa guayabera, en un clima húmedo y caluroso como el tropical, para acudir a un evento formal en detrimento del traje y una corbata. Toda una liberación.

      El inconveniente principal es que no favorece. Tópica o tradicional, de anodino corte recto, nadie pasa a la historia de la elegancia por una imagen con esta camisa -también llamada cubana– puesta.

      Fuera de su contexto, actos de etiqueta en Latinoamérica, la guayabera no parece acertada puesto que puede hacernos sentir fuera de lugar. Como si luciéramos una blazer por el monte.

Historia.
La camisa, conocida con el tercer nombre de chacabana, es una prenda de origen rural que en la actualidad se utiliza para acontecimientos de gala. Ceremonias como bodas o cumbres de jefes de estado en el entorno caribeño.

      Propias del golfo de México y su área de influencia, su expansión ha llegado hasta las Islas Filipinas.

      Como en casi toda la historia acerca de las prendas del vestuario, la procedencia de este tipo de camisa se basa en leyendas. Lo que se sabe a ciencia cierta es las usaron los campesinos en primera instancia a partir del siglo XVIII, y que sus dos bolsillos inferiores servían para alojar el fruto de la guayaba (de ahí su denominación principal) y en el par superior los cigarros habanos. También se asume que se popularizaron en el entono del río Yayabo (Cuba) a raíz de su etimología.

Características.
Símbolo de austeridad por sus comienzos humildes (se acuerdan uds. de donde surgieron los flamantes zapatos Oxford) se deben a una estética simplificada.

      Como principales particularidades están los pliegues verticales decorativos que recorren la camisa del hombro hasta el bajo en ambas caras conocidos como alforzas, y sus cuatro bolsillos mencionados que recuerdan a una sahariana (dos a la altura del pecho y los otros dos en la cadera). A mayores suelen lucir distintos y ricos bordados.

      Como cualquier otra pieza de ropa del armario masculino, cuanto más sencilla mejor. Ya que cualquier adorno sobre ella no hará mas que emborronarla, y separarla del gusto del cliente más refinado.

      A pesar de su procedencia el precio de algunos modelos hoy superan el millar de euros. Estando realizadas con fino algodón, seda o mezclas aunque su tejido estrella es el lino.

      No se realizan entalladas, sino holgadas para refrigerar combatiendo el calor. Aunque no de manera tan amplia como una chaqueta.

      De manera preferente están confeccionadas con una manga larga por su carácter protocolario, lo que les confiere su carácter formal. Algunos modelos, incluso, pueden lucir gemelos pues disponen de doble puño con ojal para alojarlos. Las de manga corta se utilizan para actividades cotidianas.

      Denominadas en algunas zonas como guayabana se realizan sobre todo en color blanco. Puesto que son las utilizadas para acontecimientos de cierta seriedad, más coexisten con otras de tonos claros como el crema o crudos como segunda opción. La oferta alcanza a otros colores tales como malvas, salmones o grises para utilizaciones más relajadas o nocturnas.

Usos.
Nunca se visten por dentro del pantalón ni se utiliza con ninguna prenda superpuesta (como chaquetas) ni complementos (corbatas), aunque los nativos las utilizaron con pañuelos atados al cuello.

      Como mejor alternativa para esta prenda está la polera.

Referentes.
A pesar del fuerte carácter político que emana el ser exhibida por variados dictadores bananeros, a algunos dirigentes estadounidenses como George Bush Jr., Ronald Reagan o Jimmy Carter no les ha importado retratarse con ella puesta. Y aunque Obama prefirió descartarla, al propio Bush ya se la han regalado. Kofi Annan (secretario general de la ONU durante nueve años) fue otro de los que la exhibieron en publico.

      Las guayaberas han sido utilizadas por casi todos los jefes de estado latinoamericanos, desde José Martí a nuestros reyes, y escritores como Ernest Hemingway o Gabriel García Marquez pero también por actores de la talla de John Wayne. Además, hubo tipos tan elegantes como el diseñador Óscar de la Renta o el galán del cine Gary Cooper, que contribuyeron a mitificarla.

Marcas y conclusiones.
En España la podemos encargar en cualquiera de las camiserías artesanales que contamos -Burgos, Sanchez-Caro o Langa son algunos ejemplos- o recurrir a la extraordinaria oferta que nos sirve internet.

      Elogiada por unos, como Antonio Burgos, y descartada por la mayoría al estar asociada a la población de mayor edad… Allá donde fueras, haz lo que vieras. Seguro que a los que nos acogen le gusta nuestro gesto de integración.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

[mc4wp_form]

  • Carlos

    En Sevilla está siendo adoptada por la Gente Joven, dentro de nada las veremos en las BBC`s patrias.

    • vestirseporlospies

      Gracias por tu comentario estimado Carlos y buenos días…

      Con tres siglos de historia no es una prenda difícil de batir 🙂 Con los ajustes necesarios y un diseño actual, seguro que cuaja y firmas como The Armoury o Drake´s, si les diera por ahí algún día, seguro le dan una vuelta y la actualizan para que a todos nos guste…

      Un saludo cordial para ti amigo,

      • Miguel Angel Morilla de la Ros

        Yo soy de Sevilla y este verano me hice con una de lino en color verde. Tengo 41 años y me ha parecido siempre una prenda elegatisima. En Sevilla,por clima , ha sido siempre una camisa de uso permanente y es cierto que cada vez más gente joven, entiéndase de 30-35 años en adelante, la usa aquí. En colores pastel, blancos, etc…con unos chinos ya alpargatas de esparto o con vaqueros y unos debajo clásico dan una imagen actual y adecuada para muchos eventos.

        • Miguel Angel Morilla de la Ros

          Perdón por el corrector. Quería decir alpargatas de esparto y chinos o vaqueros y mocasines tipo sebago

        • vestirseporlospies

          Muchas gracias por compartir tu experiencia con nosotros estimado Miguel.

          Hacerla casual y para un uso cotidiano seguro que contribuye a actualizarla y crear versiones con estilo.

          Saludos cordiales y feliz jornada,

  • Lenin Leonardo Macana Guerrero

    La guayabera es una prenda muy querida en la costa caribe de mi país, especialmente en Cartagena, se puede ver qué la usan para para matrimonios los invitados, en eventos del “jet set” y visitas protocolarias de jefe de estado. También las usan en otras regiones cálidas. Lástima que se le asocia a dictadores, pero eso debe ser del pasado y no del presente. Su tejido es muy liviano, yo tenía una en lino y merece atención sus sutiles pero artesanales y bellos bordados. Para mí es una prenda característica de la región que debe cuidarse y saber usar. En algunos foros genera controversia su uso pero a mí me llama la atención.

    • vestirseporlospies

      Buenos días querido Lenin,

      Efectivamente, mucho daño han hecho los malos personajes a la moda masculina… veas nuestros Barcenas, Roca, etc…. que con sus pañuelos en el bolsillo de sus chaquetas de sastre dejan en evidencia a aquellos que las usamos defendiendo otros valores.

      Un corrupto o aún peor tirano remilgado, hace que si luego utilizamos unas prendas similares se nos asocie… pero todos sabemos que la elegancia es…. otra cosa. Interior.

      Saludos cordiales,

      Aprovecho y os dejo una versión que me gustó pero no publiqué por la calidad de la imagen y que no representaba fielmente la prenda a no disponer de alforzas ni bolsillos

      https://uploads.disquscdn.com/images/8c46eed2d11536952a49831b919aa486a26c03930867ca872ca17231c49f9021.jpg