Brindamos por la joven -y capacitada- sastrería artesana española

“El mejor trabajo en equipo viene de los hombres que están trabajando independientemente hacia una meta al unísono”, James Cash Pennyencuentro-caballeros-sastres-españa-00

      Mi experiencia es que el progreso se consigue en equipo. Por este motivo promocionamos un nuevo encuentro que fue inmediatamente acogido con agrado y naturalidad por nuestros invitados.

      Suelo conversar con las firmas con las que trabajamos para favorecer un clima de continuidad y sintonía. Así, pocas cosas me podían apetecer más que promover una comida para juntar a Joaquín Fernández Prats y Agustín García Montero, además de aprovechar para ir ampliando nuestro círculo. Razón por la cual convocamos a Daniel Schleissner Sanchez-Caro.

      Daniel es un profesional muy alineado con ellos, ya que es otro de los jóvenes maestros de la tijera más prometedores de nuestro país. Lo había visitado en un anterior viaje a Madrid y cuando me mostró sus creaciones me agrado tanto como su refinada sastrería. Ambas son luminosas, elegantes y sencillas.

      Convenimos en aprovechar para darnos un homenaje en el hotel Miguel Ángel, situado en la mismísima Castellana madrileña, que fue elegido para poder disfrutar de la cocina de su chef D. Manuel Prats y de la amabilidad de Dña. Laura García manager de su restaurante. Las imágenes hablan por sí mismas y todo fueron comodidades.

      Hablamos de lo que conversan los amigos cuando se juntan: de lo divino y de lo humano en confianza. Sin embargo, lo que siempre encuentro que más les preocupa solventar es la eterna cuestión de la diferenciación entre la sastrería más artesanal o bespoke del resto. Realmente es la gran asignatura pendiente del gremio: crear un sello propio y diferenciador. Muy comprensible.

      En mi opinión nos encontramos ante un problema de comunicación principalmente. De hacer llegar el mensaje preciso al nicho de mercado objetivo. Tan sencillo como difícil. Además debiera estar en manos profesionales y referentes.

      A menudo recurrimos al saber vender de los transalpinos y es que en este mercado global no competimos con el vecino, ese nuestro compañero, nos medimos con el sastre, el zapatero o el ingeniero de Kiev, Santiago de Chile o Melbourne por citar algunos ejemplos. Estamos en un mercado global, donde las comunicaciones acortan distancias a una velocidad de vértigo.

      Si no llegas -por bueno que seas- no existes. Hoy no vale con hacer, hay que convencer. La razón vence pero el corazón convence. Ahí realmente es donde nos ganan, los que van por delante, en la pasión que le ponen.

      No me cabe ninguna duda. Los tres tienen una trayectoria tan prometedora, como la de tantos otros que se abren paso por nuestra geografía, para ser referencias internacionales. El porque entonces no son tan reconocidos como otras, o existen diferencias de éxito con firmas RTW / MTM creo que es una cuestión de tiempo y trabajo dirigido hacia el éxito. Incluso me atrevería a esbozar un justo equilibrio entre calidad y estética.

      Fue un placer y como grabamos imágenes para la realización de un vídeo, aquí lo compartimos con todos vosotros esperando que sea de vuestro agrado.

      Muchas gracias y buena suerte,

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo