Asociación Española de Sastrería. El nacimiento de un valor al alza.

“El mejor profeta del futuro es el pasado”; Lord Byron (1788-1824), poeta inglés.

      Cuando las acciones de la recién constituida AES salgan a Bolsa, será una rentable inversión hacerse con un buen puñado de ellas. Tienen todo lo necesario para cotizar al alza, revalorizándose, en muy poco tiempo.  

      La Asociación Española de Sastrería acaba de ser constituida por un equipo de profesionales, maduros, del sector. Tres sastres, con proyección internacional y conocedores de su oficio, y un empresario del sector textil. Un póker de ases.

      Con dos de los sastres, Agustín García Montero y Joaquín Fernandez Prats, me he realizado sendos trajes. Enrique Antón Sanjurjo Illas, distribuidor de SCABAL para España, fue el proveedor del tejido que elegí para todos mis trajes de sastrería hasta el momento. Además, me une cierta amistad con ellos desde el comienzo del blog. De Paul García de Oteyza, con él que he departido unas cuantas veces telefónicamente, no puedo tener mejor concepto. Así que, todo mi apoyo.

      La pasada semana me llamó Agustín para informarme, del asunto, y me causó alegría. Ya era hora que el colectivo se hiciera fuerte con un gremio que velara por sus propios intereses. Seguro que muchos más se suben al carro.

      Días después, Enrique, me solicitaba material gráfico. Lo que me confirmo que se lo están tomando muy en serio y poniendo todo el esfuerzo en el lanzamiento. ¡Albricias!.

      Han tenido el acierto de englobar a la sastrería industrial. Cómo no, puesto que los sastres -artesanos- por sí solos no pueden vestir a la mayoría de la población. Por más que quisieran abarcar, un traje bespoke lleva entre 50 y 70 horas de mano de obra cualificada y su precio asequible para minorías.

      Estos impulsores del nuevo lugar de encuentro de la sastrería nacional son JASP. Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados. Como denominé al grupo de wasap que comparto con dos de ellos -y otros nueve sastres- desde hace tres años para comunicados comunes. Darán nuevo brío a una sastrería que está de moda: la española.

      Su principal objetivo será fijar los estándares de calidad en su trabajo.

      Bueno sería también que se sumen veteranos, porque hasta las vides con más años dan mejor vino. En el actual Club de Sastres cuentan entre sus miembros activos 27 profesionales según el listado al que he podido tener acceso, y una generación está dejando paso, por jubilación, dejadez o cuando menos con cierto hastío, a otra nueva remesa de profesionales en su mejor momento. El testigo queda a buen recaudo.

      Felicidades por la iniciativa. Suerte, valor y … al patrón.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte