Algunos errores comunes que se cometen a la hora de vestir

“Se necesita muy poco para hacer una vida feliz. Todo está dentro de ti mismo, en tu forma de pensar “; Marco Aurelio Antonino.

      No es lo que poseemos, es cómo lo utilizamos. En un momento de consumismo desmesurado, a pesar de las crisis, conviene reparar en que los sentimientos más placenteros los proporcionan la valoración que hacemos de lo que tenemos. La mayor frustración, el ansia.

      Si nos centramos en dar valor a lo que adquirimos, seguramente vestiremos y nos sentiremos mejor. Calidad mejor que cantidad. Siempre.

      El éxito de colosos como INDITEX o IKEA es directamente proporcional al resurgimiento de los productos artesanos. Las compras desaforadas en contraposición a la valoración de lo genuino.

      Debido a esta situación socioeconómica, algunos valoramos, por ejemplo, más aquellos zapatos que hemos lustrado con esmero durante años. De igual manera que se aprecia aquel reloj que se consiguió a base de esfuerzo.

      El sentimiento de valoración que hacemos se trasluce en el exterior. De entrada muchos atuendos parecen correctos si no reparamos en detalles, como el estado de felicidad de cada uno de nosotros. Sin embargo, a poco que nos pongamos a escarbar aflorarán cosilllas.

      Nunca deberíamos desabotonarnos por completo la chaqueta, a menos que llevemos en su interior una tercera pieza. Chaleco o prenda de punto. No podemos olvidar que la camisa en una prenda interior que no debería verse, salvo puños y cuellos.

      Además, una chaqueta desabotonada se desboca al caminar, y queda horrible.

      Hablando de desbocar, el cuello de la camisa debe ser adecuado para que cuando no llevamos corbata quede en su sitio. Esto se comprueba fácilmente observando como se comporta cuando soltamos no solo el botón superior sino el también el siguiente. Si el cuello se va para todos los lados, mal asunto.

      Del cuello de camisa con botones para una utilización con corbata; por más que se utiliza no da la cara. Si estos no se pasan por el ojal queda muy dandi, aunque a mi no me gusta nada. Mucho mejor un alfiler o unas buenas ballenas.

      Respecto al tipo de cuello; que no ten engañen, el cuello de un jersey tipo cisne le sienta muy bien a una chaqueta pero él de una camiseta a lo Don Johnson nunca será de recibo. Ni siquiera un polo, porque el piqué no tiene la rigidez suficiente para soportar la tela de una chaqueta.

      Solo encuentro una excepción para el verano. En el caso que el tejido del cuello de la polera (porque el polo ha de ser de manga larga, si o si) sea más rígido que la chaqueta.

      Para terminar con el cuello; que el cuello de la chaqueta no cubra en su totalidad al de la camisa, de pico a pico, es algo inconcebible. Si, además, viéramos que asoman por encima de la chaqueta de algún caballero, ya nos veríamos en la obligación de advertírselo. Seguro que se trata de un traspiés, y no había caído en la cuenta.

      Vayamos a la cintura. Que se vea el cinto por debajo del chaleco está mal visto. De pena si llega a asomar la camisa.

      Lo de no utilizar calcetines cuando nos anudamos una corbata al cuello carece de sentido. Sin embargo, se hace de una manera más que habitual. Por muy común que sea, no creo que nunca sea aceptado por ningún clásico. Pañuelo de bolsillo, corbata y los calcetines son tan indivisibles como Los Tres Mosqueteros. O todos o ninguno.

      En la zona del bajo del pantalón, cuidado con aquellos pantalones estrechos que tanto nos estiliza. Si nuestros gemelos se ensanchan más que éste, a parte de engancharse en el pantalón cuando nos sentamos y levantamos, nos afea la zona tensando la tela.

      Las sobreposiciones son redundantes. Los jerséis están bien por debajo de las chaquetas, pero por mucho que Rose and Born, Montulet u otras firmas los coloquen por encima de sus maniquíes invitándonos a imitarlo… solo se trata de un reclamo publicitario.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo