Alberto Olego de la Sastrería Olego: “Quiero ser yo quien dirija mi propio destino”

“En la bondad se encierran todos los géneros de sabiduría”; Ernesto Sabato, escritor argentino.

sastreria-olego-alberto-olego-sastre-00

      Afirmaba James Sherwood, cuando nos visitó en la capital gallega, que la continuidad de Savile Row estaba garantizada, puesto que allí trabajan en la actualidad unas cuantas jóvenes tijeras que serían capaces de emular al mismísimo Tommy Nutter en cuestión de pocos años.

      En España tampoco les vamos a la zaga en esta faceta. Y los Gallo, Puebla, Serna, Langa y compañía tendrán bien asegurado su relevo generacional en la sastrería de la mano de un ramillete de jóvenes sastres. Agustín García Montero, Joaquín Fernandez Prats y el propio Alberto Olego Valle -entre otros- serán protagonistas.

      Alberto, gerente de la sastrería Olego, nació el 21 de agosto del año en el que se aprobó nuestra vigente constitución, como el mismo me apunta. Empezó a trabajar en la sastrería que fundó su padre –Jesús– con veintitrés años. Sensible a otras bellas artes es, además, un apasionado de la música y toca el piano con soltura.

      Durante esta década como responsable de la sastrería no se ha limitado a vestir a los hombres más elegantes de la capital de la comarca de El Bierzo -Ponferrada- donde trabaja y alrededores, sino que ha sido reclamado por señores de reconocido gusto por el buen vestir de toda España como lo es Lucio Rivas, actual presidente del club El Aristócrata, sociedad a la que por cierto también pertenece Olego.

      Su formación constante no se restringe al oficio en nuestro territorio sino que sigue los pasos de las principales escuelas internacionales. Así como a algunos de sus referentes entre los que está , confiesa, el parisino Lorenzo Cifonelli.

      De sus tareas, como buen maestro, lo que más le gusta es cortar la tela; y lo que menos planchar y coser. Labores delega siempre que puede.

      A un novel le recomendaría que aprendiera la artesanía, pero sin perder de vista las tendencias más actuales ya que son el futuro. Incluyendo el patronaje, confirma.

      Pese a su juventud ya tiene sus propios trucos en el oficio, fruto de la experiencia, y me descubre que en la sisa siempre deja más tela en el forro que en el tejido exterior para que a la hora de mover el hombro tenga más libertad, y no tire o se descosa, explica.

      Cuando sea mayor le gustaría tener una sastrería moderna acorde con la época, pero su prioridad es progresar en el oficio día a día. Sobre todo le motiva: “ser yo el que dirija mi destino y no las condiciones que me impongan los tiempos”. Lo dice con tal seguridad -no exenta de humildad- que evoca los versos de Nelson Mandela: “Soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma”.

      Se confiesa ferviente defensor de los valores clásicos y tradicionales. Carácter que por cierto imprime tanto a sus diseños como en sus educados modales, y cree que la única alternativa al consumismo actual es “la espiritualidad y la búsqueda de la belleza” citando al periodista de RNE 3 Juan de Pablos.

      Recuerdo a mis primeros mentores profesionales de la empresa minera donde trabajé durante casi un lustro -en la bendita tierra de Alberto- cuando decían: “dame buenas personas que haré de ellos buenos profesionales”. Ésta es exactamente la razón por la que Alberto Olego Valle llegará lejos, y lo veremos, hoy lo irrefutable es que: “hay sastre”.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado
© Fotografía Jose M. Salgado

[mc4wp_form]

  • David Pardo

    Nada más lejos de mi intención que corregirte, pero el poema Invictus lo escribió en 1875 William Ernest Henley. Sirvió, eso sí, a Nelson Mandela de inspiración durante sus años de cárcel. Por lo demás, brillante artículo. Me alegro de que exista un relevo generacional de tanta calidad en la sastrería española.

    • vestirseporlospies

      Que va mi amigo David, muchas gracias por tu apunte… Olía yo -lo juro- a que los versos de Mandela los leía de algún otro, por que como sabes soy muy aficionado a las citas, y empiezo a ver que se les asigna al último personaje que las cita pero igual que las coplas… las frases que piden mármol -las lapidarias- no son populares hasta que las hace alguien célebre.
      Un abrazo amigo y VP siempre estará en deuda contigo. Muy agradecido…

  • Anonimo

    No hay nada mas gratificante que hacer lo que te apasiona y vivir de ello. Hacer de tu trabajo casi un hobby. Eso te acerca muy mucho a la felicidad. Gran articulo.

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias amigo… dice el dicho: “dedícate a lo que te gusta y no tendrás que trabajar ni un día más el resto de tu vida” 🙂
      Un abrazo y saludos cordiales,

  • Un Paso Mas Barcelona

    Dedicarte a lo que te gusta da una satisfacción impresionante! Nosotros nos dedicamos a los zapatos… que mejor? 😉

    Un besito

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias por vuestra presentación y bienvenidos, otro beso para Barcelona.