Acolchados

acolchados-plumas-00“Imposible no es un hecho, es una opinión”; Munammad Ali.

      Lo bueno de conocer muchas opciones es que solo nos sorprenderán unas pocas; las mejores. Por contra, lo menos bueno es que esto solo ocurrirá muy de vez en cuando.

      El pasado fin de semana mientras disfrutaba del derbi gallego en la máxima categoría del fútbol español -invitado a una centrada localidad de tribuna por mi amigo Jaime- reparé varias veces en el atuendo del entrenador local.

      Vestía traje azul oscuro con corbata y calzaba zapato Oxford negro como era preceptivo, creí -además- entrever un cardigan o jersey de pico azulón en el interior. Sobre todo esto lucia un abrigo acolchado hasta la rodilla azul marino.

      Para los que nos gusta el estilo clásico más purista, lo propio debería haber sido un modelo de lana o en su defecto una gabardina, pero en esta ocasión creo que no era tan desacertado. Explico por qué. Porque dentro de un terreno de juego a pie de césped, donde la incesante lluvia cayó cual prolongación de las olas del océano aledaño, la frenética actividad que desarrolla el máximo responsable de un banquillo y dada la juventud Víctor Sánchez del Amo (39 años), su sobrio plumas no desentonaba en absoluto.

      En ciertos momentos, creo que, hemos de tener cierta cintura para adaptarnos a las circunstancias. Si bien es cierto que un over coat clásico resulta idóneo para acompañar al traje, no lo es menos que dentro de Riazor este modelo -con las particularidades señaladas- resultaba apropiado.

      El tejido acolchado surge en el siglo XIX aunque su origen se remonta más de mil años antes de Cristo. Se consigue con el cosido de dos telas, la exterior siempre impermeable y en ocasiones el forro interior de una tela más cálida, con un relleno en el medio.

      Al principio el interior era de material sedoso, pero en la actualidad se ha sustituido por algodón dos veces cardado o en casos voluminosos con pluma natural de oca (o ganso). Tiene su origen en una técnica conocida como patchwork o quilt (trabajo con parches o acolchado en inglés), y también es conocido como guata (ouate en francés).

      Los acolchados sirven para realizar todo tipo de prendas de abrigo. Principalmente chaquetones tres cuartos y cazadoras (los célebres plumas) pero además chaquetas y, menos, los mencionados abrigos.

      Este tipo de tejido se usa mucho para la confección de edredones, batas o fundas de colchón, aunque empieza a ser usado para realizar chalecos como tercera pieza para acompañar al conjunto de chaqueta pantalón, tanto por fuera como por dentro. Por ahí es por donde -ya- no pasaría. No lo veo acertado.

      Utilizado para muchas aplicaciones deportivas invernales, algunos modelos acolchados de las firmas como Ecoalf, Canada Goose, Unilqlo, Monclair o Aspezi se han ganado su sitio sobre el asfalto por su comodidad.

      Ser fiel a unas normas creo que es necesario para saber quien somos, pero siempre abierto a nuevas posibilidades. Lo cual nos hará mejores sin duda. Y si damos por válido lo que decía Oscar Wilde de que la belleza es una forma de genialidad, ésta solo se consigue innovando y con apertura de mente.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

[mc4wp_form]

  • Anonimo

    Acertado articulo. Por lo general además suelen ser prendas cómodas de poco peso y mucho abrigo, ideales para los fríos inviernos. Lo que ya no me gustan es cuando el acolchado es muy grueso que lo de forma todo ya no te digo para una persona gruesa incluso por muy delgado seas no sientan bien para mi gusto. Un saludo

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias por tu comentario, estimado amigo.
      Que buena apreciación la tuya sobre “su ligereza” lo cual es muy cierto y se me había escapado.
      Saludos cordiales y aprovecho para colgar la foto “del día de autos”