Abrigos de confección

“La grandeza no se encuentra en las posesiones, en la posición social o en el prestigio. Se descubre en la calidad, la humildad, el servicio y el carácter”; William Arthur Ward (19211994), escritor norteamericano.

      Cuenta la leyenda que ante la exuberancia del mercado de Atenas, Sócrates le dijo a su discípulo (quizá Platón): “me encanta ver tantas cosas que no necesito para ser feliz”.

      No se trata ni mucho menos de evitar el consumo, sino de entenderlo razonable.

      A muchos de nosotros nos gusta descubrir prendas por el mero placer que proporciona conocer nuevas piezas. De saber que existen si se hacen con gusto, o mejor aún si tienen una historia que contar; pero sin el afán por poseerlas.

      A petición de uno de nuestros fieles, mi tocayo David, que nos solicitó el pasado viernes una revisión sobre abrigos listos para vestir (RTW) eché un vistazo a las ofertas en la web. Por disfrutar, y por si resulta de utilidad.

      Los abrigos son una prenda difícil de comprar a distancia. No solo por su elevado precio o la talla, sino también porque en la pantalla lucen poco. Mi impresión es que las marcas muestran sus propios productos de manera insípida, seca, neutra… sin gracia y con poca información.

      No invita a comprarlos, y creo que resulta patente el valor que les aportamos los blogs.

      Por otro lado, la mayoría de las firmas dependen de webs gigantescas como Mr. Porter, The Rake, Amazon o grandes almacenes con Barneys New York. Estos potentes espacios multimarca son el escaparate elegido por muchas para lograr una presencia en internet, que cada vez resulta más difícil asumir por una sola marca.

      Otra pensamiento que me suscitó es: cómo firmas tales que Berluti o Thom Browne pretenden facturar abrigos por miles de euros sin la posibilidad de probarlo. Me parece un despropósito, pero.

      Estos fueron los modelos que me llamaron la atención, con la premisa de que varié todo cuanto pude el tipo, color y estilo para alcanzar una oferta más variada. Sin alharacas, con un precio comedido y accesible (inferior siempre a los mil €uros) y dejando a un lado las casas más comerciales como Inditex o las ya comentada como Barbour.

      Por favor, déjanos alguno de tu propia cosecha. Gracias.

– Abrigo largo de lana azul marino de Sandro por 645,00 €uros.

– Abrigo sastre en lana de Adolfo Dominguez por 318,00 €uros.

– Parka acolchada de Scoth & Soda por 319,95 €uros.

– Abrigo parka Trinity Marriott verde de lana Oliver Spencer por 709,00 €uros.

– Gabardina Windsor de Grenfell (1923) por 900,00 €uros.

– Abrigo camel de lana Mirto (1956) por 550,00 €uros

– Abrigo doble de Fay por 1.050,00 €uros.

– Abrigo cruzado verde oliva de lana Mackintosh por 850,00 €uros.

– Gabardina cruzada de Hackett por 950,00 €uros.

– Gabardina Norwegianrain por 724,45 €uros.

Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

Etiquetas del artículo