El tirolés abrigo tipo “Loden”

“La moda es un lenguaje que se crea a sí misma para interpretar la realidad y tiene que ver con dos cosas: la evolución y todo lo contrario”; Karl Lagerfeld.abrigo-coat-tiroles-austriaco-austrian-loden-00

     La personalidad que imprime un abrigo viene determinada por su imponente presencia física, debida a la gran superficie de su tela, sumado al sublime flamear que a la misma le transmite la gracia del caballero que lo porta con su movimiento.

     El abrigo largo es un elemento principal de nuestro vestuario. Existen diferentes versiones que vienen definidas por su lugar de procedencia y/o aplicación práctica. Este modelo austriaco, y del resto de países del frío centro-europeo, es especialmente característico por sus rectos y armados hombros que se prolongan más allá del comienzo de sus mangas.

     Esta típica prenda de origen campestre y deportivo para la caza, como evidencia su amplio corte trapezoidal, está diseñada para que sea posible el albergar bajo su interior las piezas abatidas, así como la escopeta. La comodidad de movimientos es favorecida por el singular encuentro de la manga con el hombro que no es cosida en su totalidad, sino únicamente en su costura superior, y fue ideada en su día para poder efectuar los disparos con la mayor libertad y, asimismo, ayudar a la transpiración.

     El trachten es la lana con la que se confeccionan estos loden coat que resultan especialmente fuertes además de impermeables. Esta característica de resistencia frente a la humedad se la otorga el aceite natural que la propia lana conserva gracias a su cuidadoso tratamiento de elaboración.

     El over coat del Tirol tiene su origen en los monjes austriacos del la época del medievo y fue usado en un principio por la nobleza en la figura del emperador Francisco José, el cual le daría un primer prestigio en la corte.

     Este abrigo presenta sus principales características en;

  • Bolsillos laterales verticales abiertos en su interior que permiten acceder a la chaqueta y el pantalón sin desabotonar la chaqueta.
  • Los brazos entran y se embuten por dentro de los hombros. La costura de su encuentro con la manga es solo en la mitad superior de su perímetro.
  • Destaca un largo y acusado pliegue central en la espalda que arranca a escasos centímetros del cuello y remata al final del abrigo.
  • Su color por excelencia es el verde musgo aunque se pueda presentar en otros.
  • Su cuello es alto y vuelto, aunque no tan plegado ni pegado a su contorno, como en el over coat clásico.

     Tenemos una vez más una pieza exquisita en nuestro vestuario que naciendo del medio rural es encumbrada a los más altos estándares de la elegancia por la clase dirigente, en este caso por la parisina, la cual lo promociona después de la segunda guerra mundial. Parece una realidad que no solo ha de ser elegante una pieza sino que debe ser encumbrada por ciertos referentes, además de perdurar en el tiempo.

     Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado
© Fotografía portada: The Sartorialist

[mc4wp_form]