Pisacorbatas; el complemento que sujeta la corbata del caballero

El pasador de corbatas es un complemento en forma de clip que sirve para sujetar y mantener unida la corbata a la camisa, para que esta se mantenga en su sitio en todo momento. No debemos con fundirlo con el alfiler de corbatas que se prende en el centro de la misma a una altura superior y que corresponde con un complemento meramente decorativo, muy usado por la aristocracia y para situaciones muy formales, normalmente con traje de etiqueta o formal (Lo podemos ver en la portada del libro de Mr. James Sherwood The Perfect Gentleman).

El pisa corbatas siempre debería ir a una altura media (en torno al tercer botón) y sujeto a la camisa, ya que si solo queremos atar las dos palas de la corbata, para eso está el pasador interior de tela que la pala ancha lleva cosida en su parte posterior. Su longitud no debiera ser superior al ancho de la corbata, es decir no sobresalir en ningún extremo de esta.

Cuando se usa un traje de tres piezas o cruzado este se puede utilizar, pero más por una función estética que real ya que la corbata estará sujeta en todo momento por la opresión transversal debida al chaleco o la chaqueta que no se debe desabrochar en ninguna ocasión. Algunos de los modelos más antiguos, muy usados en la década de los 70, constaban del clip como el que conocemos actualmente a los que se le soldaba el extremo de una fina cadena y en el otro una arandela metálica que se pasaba por el botón de la camisa (o un ancla para pasarlo por el ojal) para que de esta manera quedara sujeto por la camisa con cierto margen, esto permitía un pequeño desplazamiento hacia adelante. Un detalle estético, cuando se usa este complemento, es que se puede holgar “muy poco” hacia arriba la corbata para producir un coqueto pliegue, lo que caracterizará y personalizará su lucimiento en vez de tenerla  en toda su longitud en contacto con la camisa.

Se considera una joya ya que se fabrica con los metales preciosos oro o plata o baño de estos; pero también se fabrican en aceros y los más modernos con bisagras de muelles. Normalmente son personalizados soldándoles un distintivo como iniciales, símbolos, anagramas, marcas, escudo profesional, etc. lo que aporta otro grado de diferenciación a mayores. No pocas veces, además, combina el mismo diseño que los gemelos.

Que es un elemento decorativo es indudable a la par que práctico, pero me gustaría traer a colación una clase magistral de un célebre profesor de mi universidad del que guardo un gran recuerdo y se llamaba D. Bernardo Alfageme que un día en una ya digo memorable clase nos decía; “… tomamos a un trabajador al que no queremos que se lastime bajo ninguna circunstancia y para protegerle de un potencial accidente, le dotamos de todos los equipos de protección individual a nuestro alcance y necesarios para nuestro trabajo en minería como con; casco, gafas, cascos, mascarilla, coderas, botas, rodilleras, coderas, espinilleras, … y así hasta una infinidad de Epi´s. Bien pues una vez que pareciera un astronauta el realizar su trabajo sería poco menos que imposible por la precariedad de movimientos…”.

Pues bien con esta misma reflexión y si nos sirve de moraleja, a la hora de vestimos y adornamos con; este pasador, además del alfiler, pañuelo, corbata, la barra de los picos del cuello, ojal, bufanda, traje tres piezas, gemelos, reloj pulsera…  lo mismo nos podría pasar; NO SE NOS VERÍA!!!! Y es posible que en esta ocasión pareciéramos un árbol de navidad de lo excesivamente recargados, …

No deberíamos abusar de los complementos y estos no deberían ser los protagonistas, más bien la sazón y condimento de un buen plato, pero si el conocerlos y seguramente alternarlos o utilizar aquellos que más se adaptan a nuestra personalidad. “Menos es más” y con un pequeño detalle acorde con nuestro natural estilo, sería un gran acierto. Siguiendo la norma general que un caballero debe de llevar muy pocas joyas y discretas.

¿Qué te ha parecido este artículo? Si lo deseas puedes remitirnos todo lo referente, al respecto, incluida una foto de tu complemento favorito.

4 pensamientos en “Pisacorbatas; el complemento que sujeta la corbata del caballero

  1. Utilizo, desde siempre, el pasador de corbata; tengo varios pero ninguno que realmente sujete la corbata, todos terminan, antes o después, perdiendo la firmeza de sujección de la corbata a la camisa, los tengo de varios materiales, con y sin pinza. ¿Me podrían recomendar algún establecimiento en Madrid dónde poder adquirir pasadores que no pierdan esta característica?
    José Luis Sánchez D. L. N.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


4 − = cero

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>