La chaqueta que se confeccionó para fumar

Brown Velvet Smoking Jacket by Huntsman

Esta pieza de museo, y máximo gusto, es la chaqueta que usaba la aristocracia inglesa de la época victoriana, siglo XIX, para no impregnar sus ropas -formales (frac) y semi-formales (esmoquín)- habituales del olor a humo y así no molestar con el mismo a las damas, cuando se prestaban a deleitar con un cigarro.

Su uso actual y real, se puede considerar como un vestigio muy reducido y selecto, ya que no puede ser adquirida a menos que nos desplacemos a las mejores sastrerías europeas o contratemos su confección a los mejores sastres nacionales. Sin embargo, no es menos cierto, que su conocimiento aporta un punto de distinción al caballero.La chaqueta para fumar o smoking jacket es, como las slippers, una prenda para uso doméstico, que no debería abandonar la misma o como mucho y si el anfitrión lo permite y anuncia, la de un cercano y distinguido caballero. Dado su carácter sumamente formal y con tal distinción, no debería abandonarse el resto del vestuario y sería aconsejable acompañarla como mínimo por una camisa, pañuelo ascot, corbata, aún mejor pajarita, slippers, pantalón de vestir formal…

Son confeccionadas no sólo en color negro sino en los más variados y elegantes; verdes, rojos, morados, rosas, marrones, etc. y en los más ricos tejidos como el terciopelo y la seda.

Hemos podido estudiar distintas procedencias; los más documentados afirman que fue fabricada por Henry Poole & co, de la afamada calle londinense Savile Row, para que Eduardo VII vistiera en sus momentos de relax como el sobrenombre, dinner jacket, refleja. Otros, que como tantas otras prendas del caballero fue ideado por el famoso dandi británico Beau Brummell, … incluso hemos leído que el tabaco provenía del mercado turco y que esta civilización también usaba, una bata, de similares características aunque más larga de la cual pudo provenir.

Todo caballero que en su casa se pueda permitir una chaqueta de este estilo y portar unas fabulosas zapatillas slippers, mientras se deleita con un buen libro o una conversación con sus amigos o en familia saboreando una deliciosa copa … podrá presumir de tocar el cielo con las yemas de sus dedos. ¿Te puedes imaginar así?

  • Pablo

    Creo que la smoking jacket es una de las prendas que más me gustaría tener desde hace ya mucho tiempo, me han gustado desde pequeño, incluso cuando no estaba aún interesado por la moda clásica.
    La historia que yo conocía es la primera. En el año 1860, el Príncipe de Gales, futuro Eduardo VII, pidió a Henry Pool & Co que le confeccionase una smoking jacket como las que se usaban en aquel entonces para retirarse a fumar los caballeros, para vestir en fiestas informales. Más tarde, en 1886, cuando invitó a un americano llamado James Potter a cazar, este último le preguntó que qué sería lo más apropiado para vestir en una fiesta en su casa, con lo que Eduardo VII le recomendó ir a Henry Pool & Co y hacerse con una igual a la suya. Al volver James Potter a la Nueva York, al club de millonarios de Tuxedo, la chaqueta causó sensación, y ahí comenzó a extenderse.
    No sé si esta historia será la verdadera, pero suena interesante, en cuanto tenga un poco de tiempo voy a buscar información de esas otras opciones que has puesto que tienen muy buena pinta, la de las batas turcas me llama mucho la atención.

    Un saludo

    • Amoreno

      Muchas gracias querido Pablo, como siempre tan bien documentado y con excelente gusto. Las historias que circulan son diversas aunque todo parece indicar que las segundas son “leyendas urbanas”.-

  • Amigo Pablo, como muy bien dice nuestro anfitrión V.P. “si puedes soñarlo, puedes hacerlo”.

    Éstas chaquetas tan bonitas aún siendo relativamente altas de precio, en mi opinión están al alcance de cualquier bolsillo; quiero decir con esto, y sin ánimo de controversia, que no es preciso ni desplazarse a Londres para obtenerla ni tampoco encargarla a sastres altamente especializados.

    Si la observas con detenimiento, verás que es un smoking normal y corriente, con el añadido posterior del puño en la bocamanga y el cordón en su perfil.

    Se cierra con alamares de los que se usan generalmente en los trajes regionales , que se fabrican en España y se pueden adquirir en cualquier mercería de hilaturas y botones del barrio.

    El tejido habitual es terciopelo, pero en éste caso concreto suele ser uno un poco más grueso, para colocarle el mínimo de entretelas posible (o ninguna), quedando así más blanda y suave sin perder la cualidad principal para su uso que es loa comodidad.

    Éste terciopelo grueso, o pana aterciopelada, se puede comprar en cualquier tienda de tejidos para decoración y es el que habitualmente se usa para cortinaje.

    Ya solo tienes que buscar en tu ciudad un sastre o taller conde confeccionen ropa ( por ejemplo para hostelería) y pedirles que te lo confeccionen; en un cálculo aproximado puedo casi asegurar que no sobrepasaría lo 300 € en total.

    Suerte y que lo consigas.

    • Amoreno

      Gracias por tu comentario querido Francisco Liso, ya hasta lo echábamos en falta. El magisterio, como decimos habitualmente, lo ponéis vosotros. Nosotros como también escribís acertadamente, somos los meros anfitriones de esta vuestra plataforma. Buenas tardes y muchas gracias.-

  • Anna Plata

    Hola a tod@s. Tengo que decir que siempre me han gustado estas chaquetas, llevo años pensando en tener una o varias de ellas. Ya se que en principio son de caballero pero yo me veo con una de ellas, en mi despacho, escribiendo como siempre, con un negroni cerca y si puede y me apetece un buen epicure nº 2.
    Me parece una prenda muy confortable para estar en casa y también muy sexy. Mi problema es que no tengo ni idea de donde hacérmela o comprármela. Si ustedes pueden indicarme algún sitio se lo agradecería enormemente.

    • Amoreno

      Querida Anna, lo mejor es que recurras a la sastrería tradicional. Un sastre o en su defecto una costurera te la prodría confeccionar sin el menor problema, los materiales son muy faciles de encontrar, seda y terciopelo además de cordón, y el patrón un/una profesional no tien el menor problema en sacarlo. Muchas gracias por el comentario.